0

Tiroteo en Baltimore deja a un herido grave

La Policía se mueve entre los estudiantes de la secundaria Perry Hall en Baltimore, luego de la balacera el lunes 27 de agosto.

La Policía se mueve entre los estudiantes de la secundaria Perry Hall en Baltimore, luego de la balacera el lunes 27 de agosto.

Robert Wayne Gladden, de 15 años, subió al bus escolar el primer día de clases en Baltimore, con su mochila en el hombro y dentro de ella, una botella de vodka y un arma con 21 ráfagas de balas. Horas después, el lunes 27 de agosto en la cafetería de su escuela sacó la pistola y disparó dejando herido a un estudiante con síndrome de Down, según reportes.

photo

AP

Robert Gladden, de 15 años, responsable de disparar un arma y heir a un compañero de su escuela en Baltimore, MD.

El incidente que causó pánico en la secundaria Perry Hall High School, a unos 40 minutos de DC, es uno de los más recientes ataques que siguen a una serie de tiroteos en edificios y centros públicos ocurridos en el país y el área, causando ansiedad y alerta en la población.

“Ante tantas cosas que pasan es mejor que se tomen todas las precauciones”, expresó Patricia Reyes, quien trabaja para el condado de Fairfax y cuyo edificio se mantuvo en alerta a mediados de julio por un hombre que amenazó al personal.

Detalles del tiroteo en la secundaria de Baltimore traen a luz varias cuestiones, entre ellos el fácil acceso a las armas, la seguridad en las escuelas y el trato de menores como adultos en el proceso de justicia.

Gladden enfrenta dos cargos, uno de intento de asesinato en primer grado y el otro de asalto también en primer grado. Y será tratado como adulto cuando se enfrente a su primera corte el viernes 7 de septiembre.

El sospechoso obtuvo el arma de la casa de su padre, una pistola fabricada en 1968. Hasta el cierre de esta edición la Policía no había determinado si la pistola estaba registrada.

El país se ha caracterizado por un fácil acceso a las armas, con regulaciones que permiten portarlas hasta en restaurantes o cualquier lugar público, como en Virginia, siempre y cuando se muestren visiblemente.

En 2011 hubo un récord en las ventas de éstas: cerca de 11 millones de armas, de acuerdo al National Shooting Sports Foundation. Y este año se espera una proyección similar o mayor.

La razón de la mayor venta responde al tema de elecciones, según expertos. Cada vez que se acercan los comicios electorales se dispara la demanda por temor a que el nuevo Gobierno imponga más restricciones a la posesión.

Otra cuestión es la seguridad en los edificios, especialmente en las escuelas. Gladden ingresó a la escuela con la pistola sin ningún problema. La llevaba descargada.

Entró a dos clases antes de ir al baño para colocar las balas y disparar.

El tiro alcanzó a Daniel Borowy, de 17 años, un estudiante de educación especial. Se encuentra en estado crítico pero estable.

Un consejero de la escuela, Jesse Wasmer, peleó y derribó a Gladden, quien ejecutó otro disparo pero cayó en el techo.

En un principio el padre del sospechoso del tiroteo, dijo a la agencia de noticias AP que su hijo había sido víctima de acoso escolar, pero la Policía descartó esta afirmación.

El tema de las redes sociales, también resalta. El día del tiroteo, Gladden escribió en su página de Facebook “primer día de escuela, el último día de mi vida”. De la misma forma actualizó su estatus diciendo que trabajaba con “The Mason Family”, haciendo alusión a un sangriento grupo liderado por Charles Manson, que mató a varias personas incluidas estrellas de Hollywood.