Quantcast
El Tiempo Latino
7:29 p.m. | 9/16/2014 | 75°

Las alergias que dejó el huracán Sandy


Redacción/El Tiempo Latino | 12/5/2012, 1:33 p.m.
Las alergias que dejó el huracán Sandy
En Nueva York unas 12.000 familias están en casas en construcción, con moho, polvo y escombros. | AP

Autoridades sanitarias de Nueva York y Nueva Jersey alertaron sobre el aumento de casos de alergias y enfermedades respiratorias producto de los daños que provocó en noviembre el huracán Sandy.

Todavía hoy los residentes de las áreas costeñas más afectadas siguen lidiando con escombros y roturas que generan polvo, moho y humedad, dijeron. Esto ha hecho que creciera de manera notable el número de visitas a las salas de emergencia y a los consultorios médicos a causa de manifestaciones alérgicas y respiratorias atípicas.

Según oficiales del Departamento de Salud de Nueva York, cerca de 12.000 familias intentan aún sobrevivir en medio de casas dañadas, moho y escombros, a pesar de las alertas meteorológicas de que el tiempo empeorará, nevará y la salud inevitablemente se deteriorará.

Y es justamente la llegada del invierno y las bajas temperaturas lo que preocupa más a las autoridades, porque la mortalidad, especialmente de los adultos mayores aumenta a medida que baja el termostato.

“Y esto ocurre aún cuando las temperaturas están por encima de cero grados”, dijo el comisionado de Salud de la ciudad, Thomas Farley.

Por eso, dice que es esencial alentar a las personas que aún no tienen calefacción a mudarse a casas de amigos o familiares, o a un refugio, agregó Farley.

La Guardia Costera ha estado yendo de puerta en puerta, para alertas a las personas sobre los peligros de enfermedad. Sin embargo, la tarea no ha sido fácil.

“Las personas no quieren dejar sus viviendas, algunas de ellas sienten miedo”, explicó Farley.

Los gobiernos de ambos estados están avanzando con fondos de emergencia para ayudar a reparar viviendas dañadas en tiempo récord.

La Federal Emergency Management Agency ofrece pagar por hotel, de ser necesario, pero, al parecer todos los hoteles cercanos a las zonas de la tragedia ya están al tope durante diciembre.

Luego del desastre del huracán Katrina en 2005, investigadores registraron en Nueva Orleans un aumento notorio de enfermedades respiratorias, en personas que se quedaron en barrios que tuvieron que ser reconstruidos.