Quantcast
El Tiempo Latino
2:40 a.m. | 10/23/2014 | 55°

Abogado defiende a trabajadores agrícolas


EFE | 12/7/2012, 4:06 p.m.
Abogado defiende a trabajadores agrícolas
Un trabajador agrícola temporal recoge frutas en una granja estadounidense. | EFE

Chicago- Un abogado de Illinois de origen hispano está al frente de la defensa de los derechos laborales de los cerca de 70.000 trabajadores agrícolas en el estado, muchos de ellos "invisibles" para la sociedad.

Miguel Keberlein, quien desde 2009 se desempeña como supervisor en el Illinois Migrant Legal Assistance Project, presta servicios legales a los trabajadores migrantes que trabajan en las cosechas en Illinois.

Keberlein, graduado de la escuela de leyes de la Universidad de Wisconsin, comenzó en 2002 a trabajar para Legal Assistance Foundation of Metropolitan Chicago (LAF) y cuando esta organización comenzó el proyecto para ayudar a los migrantes, Keberlein no dudó en aceptar ese puesto.

Con una maestría de la Universidad de Iowa en la gestión de proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo, este abogado de padre estadounidense y madre guatemalteca, ha trabajado anteriormente con el grupo Water For People, que construye sistemas de agua potable, escuelas y puentes en comunidades rurales de Guatemala.

Ayudar a los demás le viene de familia, ya que su padre conoció a su madre en los años 60 en Guatemala como parte de los Peace Corps.

Por ello fue casi natural que optara por ayudar a los migrantes, los cuales para el resto del estado y de la nación son una minoría invisible.

"Es una población que simplemente opera fuera del radar", dijo Keberlein en entrevista con Efe. "Es una gente que trabaja en los campos desde que sale el sol hasta que se oculta, pero que la gente nunca los ve".

La mayoría de los trabajadores migrantes en el estado provienen de lugares como Florida, Texas y México. Muchos de ellos vienen contratados desde fuera, pero otros simplemente continúan el ciclo migratorio que sus familias han seguido por décadas.

Los trabajadores migrantes se establecen en Illinois de abril a septiembre. Pero otro gran número de ellos se quedan todo el año trabajando en las empacadoras de carne o enlatadoras de conservas.

Keberlein, junto al abogado José Alonzo y el asistente Pedro Gaytán, visitan regularmente los campos agrícolas en el sur y centro del estado e, inclusive, abren oficinas temporales en las que estudiantes de leyes asesoran a los trabajadores en casos civiles, no criminales.

El proyecto trata de resolver las quejas en una corte federal pero si eso falla, estos abogados también tratan de involucrar a las agencias federales la pertinentes como la Dirección de Salud y Seguridad Laboral(OSHA, en inglés).

La mayoría de los casos de los trabajadores migrantes, explicó Keberlein, se centran en cuestiones de empleo.

"El corazón de cada queja que recibimos al comienzo tiene que ver con que no me pagaron lo que debían pagarme o me faltó un cheque. Después cuando analizamos la situación nos damos cuenta que también fueron expuestos a las pesticidas o su vivienda es terrible o que compraron un carro y los estafaron", afirmó el defensor.

Un agravante es que la mayoría de los migrantes son contratados fuera del estado por un jefe de cuadrilla que recibe un presupuesto fijo de la compañía.