Quantcast
El Tiempo Latino
9:03 p.m. | 10/25/2014 | 62°

Grupos exigen una reforma migratoria


12/13/2012, 2:03 p.m.
Grupos exigen una reforma migratoria
La presidenta del Consejo Nacional de La Raza, Janet Murguia, en el micrófono, y representantes de organizaciones nacionales el 12 de diciembre en DC. |

Ocho entidades nacionales dieron el 12 de diciembre un paso al frente para exigir al Congreso que impulse en 2013 una reforma migratoria y presentaron una campaña "histórica" que comprobará que las promesas políticas se cumplan.

Con un mensaje combativo y directo, los activistas exigieron ante la prensa en Washington una reforma migratoria que posibilite a los inmigrantes indocumentados ser ciudadanos, que garantice la unidad de las familias en el país y que sea realidad en el próximo año.

"Vamos a tener una reforma migratoria y lograrla es importante para los políticos. Y si para conseguir una reforma migratoria necesitamos pasar por encima de su esqueleto político, lo haremos", retó Eliseo Medina, del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio (SEIU).

Es una exigencia que la comunidad latina hace a la Casa Blanca y, sobre todo, al Congreso con el fundamento de haber logrado en las pasadas elecciones presidenciales un nivel récord de votantes hispanos y con la certeza de que este electorado seguirá creciendo.

Por eso las ocho entidades civiles avanzaron que a finales de 2013 difundirán a la ciudadanía tarjetas que evaluarán si los políticos en Washington trabajaron o no en favor de la reforma migratoria.

"Serán tarjetas en las que aprobaremos o suspenderemos a cada representante y a cada senador estado a estado, distrito a distrito, y se lo entregaremos a la comunidad para dejar claro quién se alió o se opuso a los latinos", detalló a Efe la presidenta del Consejo Nacional de La Raza, Janet Murguia.

Esa presión será constante durante todo 2013: en enero lanzaran "la mayor campaña en la historia del país a favor de la reforma migratoria o incluso cualquier ley", que buscará la complicidad de la comunidad afroamericana, asiática, judía, los sindicatos, las fuerzas policiales y las iglesias para difundir el mensaje.

El sindicalista Medina auguró "una campaña de presión irresistible y sin precedentes" basada en el trabajo "en los distritos y en los estados, también en Washington". Abogan a la vez por un socio estratégico, los empresarios del país, porque "los beneficios económicos de la reforma migratoria son demasiado claros para todos y se traducirán en un crecimiento de la economía", subrayó el director ejecutivo del Consejo Sindical para el Avance de los Latinoamericanos, Héctor Sánchez.

Las entidades latinas ya se encuentran en negociaciones con la Casa Blanca y con miembros del Congreso.

En el manifiesto conjunto las entidades declaran "plena confianza de que el presidente procederá de forma agresiva con una reforma el próximo año" pero le recuerdan que es "su segunda oportunidad" después de ser una de las promesas incumplidas del primer mandato.

Con el Congreso, hay más asignaturas pendientes: se oponen a leyes puntuales en vez de una reforma integral, no se conforman con acceder a la residencia y ponen como condición que se otorgue la ciudadanía.

Necesitan 218 apoyos en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado, por lo que admiten que solo buscan el apoyo de una parte de los republicanos.

"Estamos hablando con los republicanos que pueden ser auténticamente claves en esta materia, como es el senador Marco Rubio", explicó la presidenta del Consejo Nacional de La Raza.