Quantcast
El Tiempo Latino
5:02 p.m. | 12/22/2014 | 37°

El misterioso cáncer de Hugo Chávez


Paula Andaló | 12/14/2012, midnight
El misterioso cáncer de Hugo Chávez
SEGUIDORES. Oran por su presidente, en Venezuela, el martes 11. | EFE

photo

EFE

MISA. Por Chávez, en el Palacio de Miraflores de Caracas, el miércoles 12.

Por tres décadas, el ex vicepresidente republicano, Dick Cheney, tuvo que poner su corazón en los titulares de los medios de comunicación, quienes siguieron paso a paso su batalla contra un mal cardíaco, desde el cuádruple by pass en 1988, hasta el trasplante que recibió en marzo de 2012.

En cada caso, los médicos de los centros en donde Cheney fue tratado u operado, hicieron públicas las historias clínicas, algo que ocurre cuando cada líder político estadounidense pisa un hospital.

Al parecer, ésta no es la regla del presidente venezolano Hugo Chávez, quien el martes 11 fue sometido a su cuarta cirugía en Cuba, por la reaparición de “células cancerígenas en la zona de la pelvis”.

Tras casi año y medio de viajes a La Habana, intervenciones, quimioterapias y radioterapias, aún no se sabe cuál es el diagnóstico que recibió el presidente. Lo que sí se sabe es que, lo que sea, ha vuelto.

El miércoles 12, el vicepresidente de Venezuela Nicolás Maduro —a quien Chávez ya legitimó como su sucesor antes de partir a Cuba por cuarta vez— dijo que “el pueblo debe estar preparado para un proceso complejo y difícil”. Y llamó a orar por el líder enfermo.

En esta estrategia de ocultar la información médica como si se tratara de un secreto nuclear, Chávez parece haber seguido el ejemplo de su gran maestro, Fidel Castro.

Hasta el día de hoy, seis años después que se comenzara a hablar de la enfermedad de Castro, sigue sin saberse el diagnóstico médico específico de lo que padece.

El año pasado, Chávez se autodeclaró “libre de enfermedad”, pero al parecer, cualquiera que sea ha reaparecido al menos dos veces en menos de dos años, lo que habla de un pronóstico por lo menos reservado.

Tanto que hasta se dice que tal vez no podría estar presente en su propia juramentación, que será el 10 de enero de 2013. Mientras, recibe la bendición de otros pacientes de cáncer que sí dijeron lo que tenían: Cristina Fernández, Fernando Lugo y Juan Manuel Santos, entre otros presidentes.