Quantcast
El Tiempo Latino
2:57 p.m. | 10/30/2014 | 60°

La masacre de Connecticut reabre debate sobre armas


EFE | 12/15/2012, 9:57 a.m.
La masacre de Connecticut reabre debate sobre armas
Un grupo de personas exige un debate serio sobre el control de armas el viernes 14 de diciembre frente a la Casa Blanca. | EFE

La masacre de 27 personas el viernes 14 de diciembre, en una escuela en Newtown (Connecticut), incluidos 20 niños, ha sumido a Estados Unidos en un luto nacional, llevó a las lágrimas al presidente Barack Obama y ha suscitado un agrio debate sobre las armas y la "cultura de la violencia" en este país.

La tragedia, ocurrida a once días de Navidad en un pequeño poblado de Connecticut, es la segunda peor en un centro de estudios en EE.UU. desde la de Virginia Tech en 2007, que dejó 33 muertos, incluyendo el autor del tiroteo. En 1999, la masacre en la secundaria de Columbine (Colorado) dejó 13 muertos.

Secándose unas lágrimas durante una declaración televisada, Obama afirmó que la tragedia en la escuela Sandy Hook "ha destrozado los corazones" de los familiares de las víctimas, y pidió la unidad nacional.

"Como país, hemos atravesado esto demasiadas veces, ya sea en una escuela primaria en Newtown, un centro comercial en Oregon, un templo en Wisconsin, un cine en Aurora (Colorado) o una esquina cualquiera en Chicago", dijo Obama al enumerar algunas de las tragedias recientes.

"Estos vecindarios son nuestros vecindarios, y estos niños son nuestros niños, y tendremos que unirnos y tomar medidas significativas para prevenir más tragedias como ésta, sin importar la política", enfatizó.

El gobernador de Connecticut, Dan Malloy, aseguró que "el mal visitó hoy a esta comunidad", mientras que el teniente de la policía estatal, J. Paul Vance, dijo que las autoridades jamás habían visto algo semejante y tan "desgarrador".

El cardenal Timothy Dolan, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU., denunció "la cultura de la violencia que infecta a nuestro país" y pidió trabajar "por la paz en nuestros hogares, nuestras calles y nuestro mundo, ahora más que nunca".

Activistas a favor del control de armas lamentaron que EE.UU. lleva ya ocho masacres o graves actos de violencia en lo que va de 2012 y, pese a eso, el Congreso se muestra reacio a aprobar leyes para restringir el acceso a las armas de fuego.

Kristin Rowe-Finkbeiner, directora ejecutiva del grupo MomsRising, preguntó directamente: "¿cuántas masacres más hacen falta para que nuestros líderes tomen acción?"

"Urgimos al presidente Obama y a nuestros funcionarios elegidos en el Congreso a que respondan a esta crisis de violencia derivada de las armas que infecta a EE.UU., y trabajen para prevenir tragedias como ésta en el futuro", dijo Rowe-Finkbeiner, haciéndose eco de grupos opuestos a la libre venta de armas.

Si bien esta "epidemia de violencia" tiene raíces tan profundas como complejas, ésta crece por la facilidad del acceso a las armas, que varía de uno a otro estado, aseguran los activistas.

En Connecticut, que hoy se viste de luto, la ley estatal permite armas en las escuelas públicas o privadas siempre que el portador, mayor de 21 años y sujeto a revisión de antecedentes penales, tenga un permiso oficial y también permiso de las autoridades escolares.

En Michigan, una ley estatal aprobada el jueves, por primera vez permitiría portar armas ocultas en escuelas públicas, universidades, estadios y otras zonas antes "libres de armas", pero espera la firma o rechazo del gobernador republicano, Rick Snyder.