Quantcast
El Tiempo Latino
11:25 a.m. | 9/16/2014 | 77°

Newtown entierra a más víctimas de masacre


EFE | 12/19/2012, 9:33 a.m.
Newtown entierra a más víctimas de masacre
Familiares y amigos de Jessica Rekos, una niña de seis años, víctima del tiroteo en la escuela elemental de Sandy Hook, tras su funeral celebrado en la iglesia Santa Rosa de Lima en Newtown, Connecticut. | EFE

Bajo un cielo gris, la pequeña localidad de Newtown, Connecticut enterró el martes 18 de diciembre a dos más de los niños que fueron asesinados en la masacre del pasado viernes, mientras sigue preguntándose por los motivos de un crimen que ha conmocionado a todo EE.UU.

Las investigaciones avanzan lentamente y, de momento, sólo añaden más detalles truculentos, como que el autor, el joven introvertido Adam Lanza, disparó cuatro veces en la cabeza a su madre, Nancy, mientras dormía.

Según explicó Wayne Carver, el director de la Oficina Forense de Connecticut, Nancy Lanza recibió los disparos en la cabeza a manos de su hijo que le causaron la muerte instantánea durante el sueño.

La personalidad de la madre, coleccionista de armas y aficionada a las prácticas de tiro, guarda sin duda una de las claves de este sangriento suceso. La otra, por supuesto, la tiene el autor.

El forense detalló que el joven Lanza, de 20 años, se quitó la vida en la escuela de un único disparo en la frente.

Carver descartó que Adam estuviera bajo medicación en el momento en que perpetró la masacre, como se había barajado tras las declaraciones de su tío Jonathan, quien dijo que el chico estaba siendo tratado contra la esquizofrenia.

Sin embargo, los padres -divorciados- de Lanza habían dicho en alguna ocasión a su círculo de amigos que su hijo padecía el síndrome de Asperger, una variante del autismo, pero no se sabe aún si había sido diagnosticado formalmente.

Las investigaciones continúan en la confortable casa que el tirador compartía con la madre, en donde los agentes se han incautado de teléfonos celulares, computadoras y videojuegos de ordenador.

Las autoridades están tratando de acceder, bajo orden de registro, al historial médico del joven, con el objetivo de dilucidar la mayor incógnita que queda: el móvil de tanta tragedia.

Los vecinos de Newtown siguen sin salir de una pesadilla, en la que los pequeños féretros y las familias en duelo se mezclan con los visitantes llegados de todo el país para expresar su apoyo y solidaridad espontáneos.

Los cuerpos de James Mattioli y Jessica Rekos, ambos de seis años de edad, fueron enterrados hoy, después de que ayer se diera sepultura a Jack Pinto y Pozner Noé, de la misma edad.

A los funerales, completamente privados, solo pudieron acceder los familiares de los pequeños en un clima cargado de consternación y dolor, por lo que algunos de los amigos más allegados a las familias tuvieron que esperar en los jardines de la iglesia Santa Rosa de Lima, donde se celebraron las misas.

Fue el caso de Jackie Acosta, íntima amiga del abuelo de la pequeña, quien viajó desde Denver (Colorado) para apoyar a la familia de la niña en este trance.

"Estoy aquí por ellos, estoy muy triste porque no pude entrar. (Recuerdo a la niña) muy linda, muy bonita, era un ángel", dijo a Efe Acosta visiblemente emocionada.

Acosta trató de telefonear al abuelo de Jessica pero le fue imposible, aunque sí pudo hablar con su "mejor amiga" y madrina de su hijo, Marie, esposa en segundas nupcias del abuelo de la niña.