Quantcast
El Tiempo Latino
3:51 p.m. | 12/20/2014 | 39°

Caso Lance Armstrong estremeció al ciclismo


EFE | 12/21/2012, 10:56 a.m.
Caso Lance Armstrong estremeció al ciclismo
El ex ciclista estadounidense Lance Armstrong fue despojado de sus siete títulos del Tour de Francia por las acusaciones de dopaje. | archivo ETL

El caso Armstrong ha causado un tsunami de graves consecuencias para el ciclismo, por enésima vez azotado por la lacra del dopaje en un año en el que ha brillado el británico Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia y campeón olímpico contrarreloj, mientras que el español Alberto Contador regresó con triunfo en la Vuelta tras dos años de sanción.

El informe de la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), que demostraba el dopaje sistemático y organizado en el equipo de Armstrong durante toda su carrera, fue demoledor. Terminó con el mito texano y revolcó por los suelos la historia del ciclismo reciente. Armstrong fue sancionado por vida y perdió sus siete Tours de Francia. Nada había sido verdad.

Un hecho que ha acaparado los focos del 2012, que empezó con Alberto Contador sancionado por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y terminó con el citado escándalo, que deja al ciclismo en busca de soluciones para recuperar una imagen y una credibilidad que se halla en el subsuelo de la sospecha.

La sanción de la USADA, ratificada por la Federación internacional (UCI), ha generado movimientos de salvación del ciclismo, herido de muerte. El Tour de Francia ha puesto la credibilidad en manos de la Comisión Por un Ciclismo Límpio (MPCC), que trata de establecer las normas éticas y de conducta de los equipos World Tour y Pro Continental.

Expertos en dopaje, como Travis Tygart, director ejecutivo de la Agencia Americana Antidopaje; ex corredores y periodistas formarán parte del grupo "Change Cycling Now" (Cambiemos el ciclismo), que tratará de cambiar el rumbo del ciclismo mundial. Por esa línea se manifestó la Asociación de Corredores (ACP) y la propia UCI, creando una Comisión independiente para estudiar el caso Armstrong.

Un escándalo mundial que ha eclipsado la gran temporada del británico Bradley Wiggins (Sky), el rockero nacido en Gante, -próximo al alcoholismo en su época juvenil-, que ha firmado un año estelar ganando el Tour de Francia, el título olímpico contrarreloj y la trilogía París-Niza, Dauphiné y Tour de Romandía.

Fue un Tour que no pasó a la historia por su emoción ni brillantez, pero el expistard impuso su superioridad contra el reloj y aguantó en la montaña. Eso sí, con la inestimable colaboración, e incluso sometimiento de su compañero y compatriota Chris Froome.

Antes del Tour brilló en el Giro de Italia el canadiense Ryder Hesjedal (Garmin), quien también demostró su potencia contra el crono para imponerse al español Joaquim "Purito Rodríguez" (Katuska), líder hasta el último día.

Precisamente el corredor catalán ha sido una referencia de la temporada, es el número uno de la lista UCI, logró el tercer puesto en la Vuelta, y se adjudicó la Flecha Valona y el Giro de Lombardía.

Estos resultados no han impedido que su equipo, el Katusha, fuese excluido como equipo World Tour, por lo que Purito y su escuadra dependerán de las invitaciones para acudir a las grandes citas del calendario.

En plena "tormenta Armstrong" se disputó la Vuelta, una carrera que ganó en interés y espectacularidad al Tour. Contador (Saxo Bank) ganó la ronda con un ataque lejano en la etapa de Fuente Dé que quedará para la historia. Un golpe de rabia que hundió a "Purito" cuando se presumía vencedor final. Ambos corredores, junto a Alejandro Valverde, que fue segundo, firmaron una batalla que mantuvo la emoción hasta el último kilómetro.

También brilló en 2012 el belga Tom Boonen (Omega Pharma), el rey de las clásicas, con una primavera de lujo en la que firmó triunfos en el Tour de Flandes, París-Roubaix y Gante Wevelgem. En la otra orilla de la temporada, otro belga, Philippe Gilbert (BMC), se hizo en Valkenburg con el maillot arco iris de campeón mundial, superando a Alejandro Valverde, su rival número uno, quien se colgó el bronce.

En tiempos de crisis y con la sombra cercana de la Operación Puerto, cuyo juicio empezará el 29 de enero, el ciclismo español cambió de presidente en la Federación. José Luis López Cerrón ganó la carrera electoral al exseleccionador Paco Antequera y será el encargado de dirigir este deporte durante cuatro años.

A Cerrón le espera una labor difícil e ingrata. Deberá afrontar una política de recortes que conllevará a restricciones, así como un reto por mejorar la imagen de un deporte en claro deterioro y poner límites estrictos al dopaje, la gran lacra del ciclismo. No obstante, el vallisoletano acepta el reto.