Quantcast
El Tiempo Latino
9:19 a.m. | 11/27/2014 | 41°

Real Madrid pasa de la fiesta a la depresión


EFE | 12/27/2012, 11:05 a.m.
Real Madrid pasa de la fiesta a la depresión
El Real Madrid no ha podido ganar consistentemente en la Liga y está muy lejos del Barcelona. | EFE

El Real Madrid ha pasado en pocos meses de la fiesta por el trigésimo segundo título liguero a la depresión y la polémica en la que se encuentra sumido a final de 2012 por encontrarse a dieciséis puntos del FC Barcelona.

Cuando aún resuena la celebración de la Liga 2011-12, la culminación de una temporada para el recuerdo, la situación ha dado un giro absoluto y, antes de llegarse al ecuador de la campaña 2012-13 la lucha por defender el título es prácticamente una utopía.

El técnico portugués José Mourinho cumplió uno de los objetivos por el que fue fichado. Frenó la hegemonía del mejor Barça de la historia en el fútbol español y añadió una muesca a su extenso palmarés como entrenador.

Le arrebató al Barcelona la corona liguera y para ello, con Cristiano Ronaldo como estandarte ofensivo, tuvo que alcanzar cifras de récord: 100 puntos y 121 goles en 38 jornadas.

El éxito en la competición doméstica solapó la decepción de haber cedido en la tanda de penaltis ante el Bayern Múnich en la semifinal de la Liga de Campeones. El cuadro bávaro, en el templo del Santiago Bernabéu, le había alejado de la anhelada “Décima”.

El título de Liga fue el premio y el reflejo a un equipo que encandiló por momentos pero que, sobre todo, mostró una tremenda pegada.

Nueve puntos de ventaja separaron finalmente al conjunto de Mourinho del equipo de Josep Guardiola, y para continuar la fiesta de los madridistas, el 29 de agosto consiguieron la Supercopa española ante el Barcelona de Tito Vilanova tras ganar en la vuelta en el Bernabéu por 2-1.

Cuatro meses después, sin alcanzar aún la mitad de la temporada, el panorama en la Casa Blanca es otro bien distinto porque el inicio del curso liguero ha sumido al equipo casi en la depresión, instalado a dieciséis puntos del Barcelona y a siete del Atlético de Madrid, y con Mourinho en el disparadero mediático, sobre todo tras dejar en el banquillo a Iker Casillas en La Rosaleda en el último encuentro.

Las sensaciones, aunque aún quedan por delante la Copa del Rey (debe disputar la vuelta de octavos ante el Celta y remontar un 2-1 adverso) y la Liga de Campeones (se medirá al Manchester Unite