Quantcast
El Tiempo Latino
6:06 p.m. | 4/23/2014 | 60°

Venta de boletos para fiesta presidencial

El Tiempo Latino/EFE | 12/29/2012, 1:33 p.m.
Venta de boletos para fiesta presidencial
Las celebraciones por la toma de posesión el lunes 21, incluye una fiesta oficial abierta al público. | EFE

El Comité de la Toma de Posesión Presidencial (PIC, por sus siglas en inglés), dijo el viernes 28 de diciembre que ha creado una página de internet para que el público de todos los estados del país pueda comprar, por $60 cada uno, boletos para la “Fiesta de Inauguración”, que se ralizará en el Distrito de Columbia.

El sitio werb creado por el PIC “http://action.2013pic.org”, permite que el usuario se inscriba en una lista de correos para recibir información sobre cómo obtener hasta dos boletos para asistir a la “Fiesta de Inauguración” el próximo 21 de enero.

La ceremonia de investidura formal y pública tendrá lugar el lunes 21, pero Obama asumirá oficialmente el cargo por segunda vez el domingo 20 con un juramento privado en la Casa Blanca.

Según el PIC, las celebraciones por la toma de posesión del presidente Barack Obama y el vicepresidente Joseph Biden incluirán dos fiestas oficiales, una para los miembros de las Fuerzas Armadas de EE.UU., y la otra abierta al público que se llevará a cabo en el Centro de Convenciones Walter E. Washington.

Stephen J. Kerrigan, presidente y principal ejecutivo de PIC explicó en un comunicado que, siguiendo una tradición de más de 200 años, la idea de centralizar las fiestas es “reducir la carga tanto para la policía y el personal de seguridad local como para los residentes” de la capital estadounidense.

Los boletos para la “Fiesta de Inauguración” estarán limitados y tendrán un costo de $60 cada uno. Sin embargo, la llamada “Fiesta del Comandante en Jefe” será gratuita, pero sólo para miembros de las Fuerzas Armadas previamente seleccionados, explicó el PIC.

Se estima que para esta segura investidura del primer presidente de raza negra, la multitud que lo celebrará será mucho menor a la masa que expectó la toma de posesión al aire libre en 2009.

En ese entonces se marcó un récord de 1,8 millones de personas que invadieron la ciudad. Los cuartos de hotel se habían agotado al punto que los turistas alquilaban cuartos en residencias de Maryland y Virginia. Esta vez, funcionarios creen que los asistentes no llegarán ni a 800.000.