0

Inglaterra combate el racismo de cara a las Olimpíadas

El primer ministro británico, David Cameron, se reunió el miércoles 22 con ex futbolistas, autoridades deportivas y grupos civiles para buscar soluciones a lo que considera un “regreso” de actitudes racistas al mundo del fútbol.

Los incidentes de esta temporada en la liga inglesa, en los que han estado involucrados el uruguayo del Liverpool Luis Suárez y el inglés del Chelsea John Terry, ambos acusados de mantener actitudes racistas sobre el terreno de juego, llevaron al primer ministro a convocar esa reunión.

Cameron se mostró convencido de que el “buen trabajo” desarrollado durante dos décadas en Inglaterra para erradicar las actitudes racistas del fútbol no se perderá y que, “si todo el mundo desempeña bien su papel” será “fácil enfrentarse al asunto y acabar con él”. “Es importante no solo para el fútbol, sino para todo el país”, afirmó el primer ministro.

La polémica sobre las actitudes intolerantes en los campos de fútbol se abrió en la Premier League este año, precisamente cuando el Reino Unido concentra las miradas de todo el mundo ante la celebración este verano en Londres de los trigésimos Juegos Olímpicos.

El pasado 15 de octubre, en un encuentro en Anfield entre el Liverpool y el Manchester United, Suárez, de 24 años, dirigió supuestamente insultos racistas contra el jugador de raza negra de los “diablos rojos” Patrice Evra, lo que le costó ocho partidos de sanción y una multa de 48.000 euros.

El 23 de octubre, el por entonces capitán de la selección inglesa y del Chelsea, John Terry, fue quien agredió supuestamente a un rival con comentarios racistas.

La Federación inglesa (FA) retiró además el brazalete al jugador, lo que provocó la dimisión del seleccionador nacional de Inglaterra, el italiano Fabio Capello, que se había mostrado contrario a tomar medidas contra Terry cuando todavía no ha sido juzgado.