Quantcast
El Tiempo Latino
1:57 a.m. | 10/1/2014 | 69°

El voto en Virginia se gana de puerta en puerta


El Tiempo Latino/EFE | 11/5/2012, 11:25 a.m.
El voto en Virginia se gana de puerta en puerta
Una voluntaria a favor de Mitt Romney visita a un residente en Arlington. | EFE

photo

Propaganda demócrata el domingo 4 de noviembre en Annandale.

Robert Mack y una treintena de voluntarios dedican las últimas horas antes de la elección presidencial a recorrer puerta a puerta vecindarios de Virginia, uno de los estados más reñidos.

La casa de Robert, repleta de material de campaña y con café caliente para callejear a cinco grados, sirve de punto central de los demócratas en Alexandria, en el área metropolitana de Washington, donde buscan "hacerse con uno de los estados cruciales en esta campaña", contó Mariana Gastón, una de las coordinadoras.

Virginia es uno de los tres estados críticos en estas elecciones: desde 1964 los republicanos siempre han ganado en Virginia, salvo una vez. Pero esa vez fue el triunfo en 2008 del demócrata que se presenta ahora a la reelección, Barack Obama.

Ajustadas están también las encuestas, que dibujan un empate técnico en este estado de la Costa Este, con un 47,9 por ciento en intención de voto para el republicano Mitt Romney y un 47,6 por ciento para Obama, según RealClearPolitics.

En estados clave como Virginia, "es muy importante el número de voluntarios en el terreno y hay muchas oficinas repartidas", explica Alexandra Franceschi, portavoz del Comité Nacional Republicano. "Esta vez la energía y el entusiasmo están claramente del lado republicano", aseguró.

Con el objetivo de reconquistar Virginia, decenas y decenas de voluntarios republicanos pasaron el sábado y domingo 4 por las oficinas de la campaña en la ciudad de Arlington: "Hola, buenos días, llamo de la campaña para Mitt Romney, querría hablar con...".

Repiten esas palabras sin parar en la sala de teléfonos, donde se turnan voluntarios de todas las edades. En 2012, los republicanos ya han realizado tantas llamadas como en 2004 y 2008 juntos.

En la entrada, dos jubiladas invidentes esperaban su hora para descolgar el auricular y dos amas de casa, Bernadette y Margarita, se preparaban para salir a la calle a buscar votos.

"Dedico dos horas al día a la campaña", contó Margarita Goodleb, de origen mexicano y que supera los cuarenta. "Me siento muy cómoda con la opción de Romney porque está cualificado para sacar este país adelante".

Tenían varias decenas de casas en la ruta para esta jornada, con el nombre del votante, su edad, su afiliación... "Si tienen un cartel de Obama en el jardín lo anotamos", comentaron.

Puerta a puerta. Pasaron por la casa de Clara, una jubilada que les insistió en que visiten a los vecinos para convencerlos del voto republicano.

Pero también el domingo 4, Adrián Mercerón, de 33 años, y su mujer, dos voluntarios para Obama, hacieron ruta por un barrio latino humilde.

"Buenos días, estamos con la campaña del presidente Obama y como la elección ya está muy cerca...", saludaron a José, a quien sondean para saber si va a votar "al presidente".

"¿Al actual?", pregunta confundido. "Sí, sí", respondieron los voluntarios. "Ah, sí, claro que lo votaré", aclaró José.

Mariana Gastón, otra voluntaria demócrata, coordinó al equipo que batalla por el voto hispano en esta zona de Virginia, que —dice— será un grupo de población que "marcará la diferencia".

De origen cubano y residente en Nueva York, lleva dos meses desplazada a Virginia como voluntaria y su marido está en Ohio también de campaña. "Nos hemos comprometido con mucho esfuerzo, pero es un momento tan crucial que vale la pena", justificó.