Quantcast
El Tiempo Latino
8:02 a.m. | 4/19/2014 | 47°

"Mi padre ayudará a los hispanos", dice Craig Romney

EFE | 11/5/2012, 11:46 a.m.
"Mi padre ayudará a los hispanos", dice Craig Romney
Craig Romney, que ha viajado a Latinoamérica y habla español, aseguró que su padre quiere ayudar a los hispanos. | EFE

Craig Romney, el hijo menor del candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, aseguró hoy que su padre se preocupa por la comunidad hispana y está comprometido con el empleo y con una reforma migratoria "duradera".

Craig Romney, que ha viajado a Latinoamérica y habla español, aseguró que ha hablado con su padre sobre la situación de los hispanos en el país, "que están sufriendo en particular con esta economía, con una tasa del 10 por ciento de desempleo".

"Le dije: 'cuando seas presidente vas a tener una gran oportunidad para ayudar, para hacer un cambio verdadero' y tiene muchas ganas de poder hacerlo", aseguró en entrevista telefónica con Efe desde Colorado, donde está apoyando a voluntarios de la campaña.

"Mi padre sabe cómo crear trabajo y ayudará a la comunidad hispana", señaló en referencia a la experiencia de Romney como empresario, además de haber sido gobernador del estado de Massachusetts.

"Está preparado para guiarnos en particular en estos momentos", aseguró.

El joven, de 31 años, ha recorrido el país y, como un voluntario más, ha llamado puerta por puerta a los votantes en estados decisivos como Colorado, Carolina del Norte, Ohio y Florida "para escuchar cuáles son sus preocupaciones y decírselo a mi padre".

En el caso de los hispanos, la reforma migratoria es una de ellas, algo a lo que Romney "está preparado para enfrentarse" con dos ideas claras: "Que las familias se queden juntas y que podamos encontrar una solución duradera".

"Los políticos han estado hablando de reformar el sistema (migratorio) por más de 40 años, pero no se ha hecho nada", lamentó, al tiempo que se mostró convencido de que su padre alcanzará una solución bipartidista que satisfaga a todas las partes.

El joven recordó que como gobernador, Romney "tuvo que trabajar con una legislatura que era 85 por ciento demócrata y tuvo que encontrar maneras para trabajar juntos para resolver los problemas".

Y ese será el camino que aseguró seguirá si es elegido presidente: "Va a trabajar con líderes de ambos partidos para encontrar una solución duradera en cuanto a la inmigración".

En este sentido, recordó que el presidente Barack Obama, candidato demócrata a la reelección, "prometió que haría algo, en su primer año tuvo el apoyo del Congreso pero no hizo nada y quebrantó su promesa, pero mi padre es un hombre de palabra y lo va a hacer".

Durante uno de los debates de las primarias republicanas, Romney propuso la idea de la "autodeportación" de los indocumentados, basada en su marcha voluntaria, sin embargo, posteriormente abogó por una reforma migratoria para mejorar la inmigración legal.

Consciente de que "los hispanos tienen un papel muy importante en esta elección", se mostró convencido de que Romney superará a Obama, que opta a un segundo mandato, en estados como Florida y Ohio, que serán decisivos en estas elecciones.

"Creo que estamos bien preparados para el martes", aseguró.

En cuanto a la participación de esta comunidad en las urnas -la minoría con mayor crecimiento-, expresó su deseo de que "salgan a votar para que se escuche su voz", al tiempo que recordó "el gran privilegio de la libertad en este país".

Además pidió que voten por su padre porque "tiene un plan para traer el cambio verdadero", como ha asegurado el propio Romney en los últimos actos de campaña durante su gira este fin de semana por los estados claves de Iowa, Ohio, Pensilvania y Virginia.

"Tiene un plan para crear trabajo y para los que tienen trabajo pero les cuesta proveer a sus familias (...) tiene un plan para restaurar la grandeza de este país, él es un trabajador y va a hacer todo lo que pueda para mejorar el sueño americano para todos", agregó.

Para las elecciones del próximo martes están llamados a las urnas 23,7 millones de hispanos, 4 millones más que en 2008, que representan el 11 por ciento del electorado, aunque se calcula que tan solo acudirán 12,2 millones.