Quantcast
El Tiempo Latino
4:08 p.m. | 8/29/2014 | 81°

Otra división en el partido salvadoreño ARENA


EFE | 11/9/2012, 4:54 p.m.
Otra división en el partido salvadoreño ARENA
La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó el voto en el exterior el jueves 24 de enero con 82 votos a favor y dos en contra. | EFE

San Salvador- La derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), principal partido de oposición en El Salvador, se ha sumido en un cisma porque cuatro de sus diputados se sumaron al bloque oficialista en la Asamblea Legislativa, encabezado por la antigua guerrilla del FMLN.

Esta es la segunda división que ARENA sufre en su fracción parlamentaria en el Gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y está a un paso -un diputado- de cambiar la correlación de fuerzas en la Asamblea a favor del oficialismo.

Los diputados Sigifredo Ochoa, Rigoberto Soto, Santos Rivas y Jesús Grande se sumaron anoche al bloque oficialista en la aprobación del presupuesto del país para 2013 por 4.505,3 millones de dólares, a pesar de que la posición de ARENA era en contra.

De inmediato, los demás legisladores de ARENA prácticamente expulsaron de la bancada a los cuatro disidentes, a quienes acusaron de "traidores", en medio de evidentes muestras de indignación, según imágenes de la televisión local.

El jefe de la fracción opositora, Donato Vaquerano, aseguró hoy a los periodistas que se pagaron sobornos por "dos millones de dólares" a cada uno de los cuatro diputados.

Pero Ochoa, Soto y Grande dijeron por separado a medios locales que votaron "a conciencia" y pidieron pruebas del supuesto pago.

"Si esa es la conciencia, que tiene un precio de dos millones de dólares, realmente no es la conciencia que tenemos los diputados de ARENA", aseveró Vaquerano.

Responsabilizó del supuesto soborno al FMLN y al partido minoritario Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), que surgió de la primera división parlamentaria que sufrió ARENA en 2009.

Un diputado del FMLN, Orestes Ortez, negó que su partido haya sobornado a los cuatro diputados, cuyo respaldo no era necesario para aprobar el presupuesto porque ya se tenían 51 votos y se requería la mayoría simple de 43, en un Parlamento de 84 escaños.

"Dicen que compramos diputados para aprobar el presupuesto; no es cierto, no los necesitábamos", sostuvo Ortez.

Ochoa, un militar en retiro y exembajador en Honduras, declaró al Canal 12 de televisión que él votó por la "necesidad de contar con un presupuesto, simplemente por eso".

"He votado por conciencia (...), yo no tengo ningún compromiso ni con el FMLN ni con GANA ni con nadie", sostuvo.

ARENA gobernó El Salvador durante 20 años consecutivos (1989-2009) hasta que el FMLN lo sacó del poder con el hoy presidente Mauricio Funes.

La nueva crisis de ARENA era esperada, pues sus dirigentes habían denunciado que el FMLN y sus aliados -cuatro partidos minoritarios de derecha- buscaban convencer a diputados opositores para irse al lado oficialista y así lograr la mayoría calificada (56).

El propio Funes anticipó el miércoles a los periodistas que, dado su rechazo al presupuesto, "puede ser que (...) cambie de opinión el partido ARENA o algunos diputados de ARENA y acompañen la votación".

Aunque ARENA ganó las elecciones legislativas y municipales del 11 de marzo pasado, sólo logró 33 escaños, mientras que el FMLN obtuvo 31, lo cual volvió indispensable un acuerdo entre ambos para formar la mayoría calificada.

El FMLN alcanzó la mayoría simple con los minoritarios, lo cual le permitió prescindir de ARENA.

Ahora, la salida de los cuatro diputados deja a ARENA con 29 escaños y al FMLN y sus aliados a sólo un legislador para lograr los 56 necesarios para el control absoluto del Parlamento.

En lo inmediato, la mayoría calificada le permitiría al FMLN ratificar a Astor Escalante como nuevo fiscal general, cuya elección fue anulada el 10 de julio pasado por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y es rechazada por ARENA.

Una negociación política para elegir de nuevo al fiscal está paralizada por desacuerdos sobre los tres candidatos: el propio Escalante, Romeo Barahona, el anterior fiscal, y el abogado Luis Antonio Martínez.

Desde el 19 de septiembre el fiscal general adjunto, Ovidio Portillo, desempeña la titularidad de la Fiscalía General de la República, por lo que la institución funciona con normalidad, aunque distintos sectores, e incluso Estados Unidos, piden que se elija pronto al nuevo funcionario.