Quantcast
El Tiempo Latino
7:47 a.m. | 8/22/2014 | 74°

Impulsan licencias de conducir para indocumentados


11/13/2012, 4:12 p.m.
Impulsan licencias de conducir para indocumentados
Una joven posa para la fotografía de su licencia de conducir. | EFE

Chicago- Activistas, hospitales de Chicago y jefes de Policía de Illinois pidieron el martes 13 de noviembre que la Asamblea legislativa estatal presente nuevamente y apruebe un proyecto de ley para otorgar licencias de conducir a inmigrantes indocumentados.

El tema se ha discutido varias veces en los últimos 14 años y la última propuesta se estancó en la discusión en comisiones de la asamblea en 2007, sin llegar al plenario a pesar de contar con el apoyo de demócratas y republicanos en ambas cámaras.

"Esta vez necesitamos que la Asamblea actúe con valentía y haga lo correcto en beneficio de la comunidad inmigrante y de la seguridad en las carreteras", dijo Dennis Ryan, vicepresidente del hospital Holy Cross.

En una conferencia de prensa realizada en las oficinas de la Gobernación de Illinois en Chicago, Ryan dijo que son necesarias "soluciones reales" para un problema que involucra a unos 250.000 indocumentados que se estima manejan sin licencia y seguro en el estado.

Según información divulgada hoy por la Highway Safety Coalition, los inmigrantes indocumentados que manejan sin licencia en Illinois están involucrados en alrededor de 80.000 accidentes por año, con un costo de 660 millones de dólares.

El alguacil del condado Lake, Mark Curran, donde hay varias ciudades con elevada población inmigrante latina, dijo que una tercera parte de los reclusos en sus cárceles "son indocumentados detenidos por manejar sin licencia".

El funcionario, que es republicano y apoya la reforma migratoria, consideró estas detenciones "un malgasto de dinero y de tiempo" en las cortes y departamentos policiales.

"Tenemos que dedicar nuestros recursos a perseguir a los verdaderos delincuentes, no a personas que solamente quieren llegar al trabajo o regresar a sus casas", señaló.

Otras cifras divulgadas por la coalición indican que en el condado Cook, el mayor del estado y donde se asienta Chicago, en 2011 fueron multados 47.840 conductores sin licencia.

La coalición propone que la Secretaría de Estado expida a los indocumentados la licencia temporal de conducir que otorga desde 2005 a extranjeros que viven legalmente en Illinois pero no tienen número de seguro social.

En esta categoría se encuentran estudiantes extranjeros, cónyuges e hijos de trabajadores temporales, visitantes con permanencia extendida y otras personas que no están autorizadas a trabajar por Inmigración.

Las licencias temporales tienen un color diferente y aunque no son válidas como identificación, cumplen con la ley federal Real ID que entrará en vigencia en enero de 2013.

Según Curran, no existiría riesgo en Illinois de que los poseedores de licencias temporales sean víctimas de "perfil racial" por tratarse de un documento usado ampliamente por individuos que no pueden obtener licencias regulares.

Lawrence Benito, director ejecutivo de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados, dijo que en estos momentos se redacta un proyecto de ley que ya cuenta con apoyo bipartidista en ambas cámaras de la asamblea y podría ser tratado en breve.

En su opinión, después de las recientes elecciones donde quedó demostrado el poder del voto hispano en Illinois y Estados Unidos, "los republicanos están más abiertos a soluciones razonables y sensatas para proteger a la gente".

Otros miembros de la coalición, como Omar Duque de la Cámara de Comercio Hispana de Illinois, defendieron los beneficios económicos de dar una solución a la situación de los conductores indocumentados.

Según sus cálculos, si la mitad de los 250.000 que manejan ilegalmente pasan los exámenes y pagan por la licencia, el Estado recaudaría casi 4 millones de dólares.

Carmen Velázquez, directora del Centro Médico Alivio que atiende a inmigrantes sin seguro médico, dijo que el problema tiene además "un lado humano", porque las licencias permitirían aumentar la cantidad de donantes de órganos y disminuirían los problemas de identidad en los hospitales.