Quantcast
El Tiempo Latino
5:33 a.m. | 10/22/2014 | 55°

Ecuador: Rafael Correa a la reelección


EFE | 11/14/2012, 3:43 p.m.
Ecuador: Rafael Correa a la reelección
El presidente de Ecuador, Rafael Correa (der.), quien hizo pública su candidatura para la reelección en los comicios de 2013, y Jorge Glass, su compañero de fórmula. | EFE

Quito- Rafael Correa dijo que aunque se ha "avanzado mucho", todavía "queda mucho por hacer" al inscribir en el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador su candidatura a la reelección como presidente del país andino. Sus adversarios inscribieron las candidaturas el miércoles 14 de noviembre.

Correa llegó al edificio en bicicleta, acompañado del candidato a la vicepresidencia, el exministro Jorge Glas, y de otros dirigentes de su movimiento político, Alianza País.

"Hemos avanzado mucho, pero queda mucho por hacer", expresó el mandatario en el llamado "Salón de la Democracia", un auditorio en la sede del CNE lleno de sus simpatizantes que agitaban banderas y pañuelos verdes con los distintivos de Alianza País.

Correa, un economista de izquierda que está en el poder desde 2007, citó como sus tareas pendientes la revolución agraria, la diversificación energética y la democratización del modelo de producción.

El mandatario lidera las encuestas para los próximos comicios, que se celebrarán en febrero de 2013, seguido por el exbanquero Guillermo Lasso, cuyo compañero de binomio, el indígena Auki Tituaña, anunció hoy que renunciaba a la liza electoral por problemas en la inscripción de su nombre ante el CNE.

El movimiento Creando Oportunidades (CREO), que abandera esa fórmula, se reunirá desde este lunes para elegir al sustituto de Tituaña "en los próximos días", según dijo César Monge, presidente de esa fuerza política.

Los grupos políticos habilitados por el CNE deben inscribir las candidaturas presidenciales y a la Asamblea Nacional, el parlamento unicameral ecuatoriano, hasta el próximo jueves.

Alianza País lo hizo todo hoy en el Salón de la Democracia, en un acto que se convirtió en una arenga a los partidarios y que terminó con una rueda de prensa de Correa en la propia sede del CNE.

Gabriela Rivadeneira, exgobernadora de la provincia de Imbabura y encabeza la lista para asambleístas nacionales, dijo que el proyecto bolivariano ha ganado fuerza con la victoria "del compañero comandante Hugo Chávez" en Venezuela y llamó a "la radicalización de este proceso de revolución".

Glas, quien era ministro de sectores estratégicos, defendió la explotación del petróleo para lograr recursos para invertir en el desarrollo del país y criticó a los "pseudo ambientalistas".

Correa aprovechó la intervención para criticar a los banqueros al recordar la profunda crisis que vivió Ecuador en 1999, en la que el Estado intervino entidades financieras en bancarrota a un costo de miles de millones de dólares.

"Con qué desfachatez después de quebrar al país nos presentan a un banquero para candidato a la Presidencia de la República", aseveró.

Los banqueros argumentan que las entidades que se hundieron en 1999 no son la que existen ahora, las cuales sobrevivieron por el buen manejo de sus cuentas, incluido el Banco de Guayaquil, que dirigía Lasso, como él mismo enfatiza.

Además de ellos dos, aspiran a la Presidencia el economista Alberto Acosta, antiguo aliado de Correa, a la cabeza de una coalición de izquierda; el magnate bananero Álvaro Noboa, del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), y el expresidente Lucio Gutiérrez, líder del Partido Sociedad Patriótica.

Mauricio Rodas se presentará por el movimiento Sociedad Unida Más Acción (SUMA) y Norman Wray por el movimiento Ruptura.

El Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) ha postulado al exgobernante Abdalá Bucaram, asilado en Panamá y acusado en su país de presunta malversación de fondos públicos.

Su partido sostiene que ello no le impide terciar en los comicios, pues no existe una sentencia en firme contra él.

En la rueda de prensa, Correa afirmó que si es elegido presidente su prioridad de política exterior será impulsar la integración suramericana.

Sugirió específicamente armonizar la política laboral, con la determinación de un salario mínimo en toda la región, y la política tributaria, con unos impuestos mínimos que impidan la competencia entre países con incentivos fiscales para atraer inversión externa.