Quantcast
El Tiempo Latino
6:00 p.m. | 8/21/2014 | 87°

Marcha de la izquierda en contra de Peña Nieto


Redacción/EFE | 11/28/2012, 12:08 p.m.
Marcha de la izquierda en contra de Peña Nieto
Miles ya marcharon para protestar contra Peña Nieto, con una masiva presencia en el Zócalo de Ciudad de México. | EFE

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) convocó el miércoles 28 a una movilización para el 1 de diciembre en la que fijará su posición ante el Gobierno entrante de Enrique Peña Nieto, quien asumirá la Presidencia de México ese mismo día.

La Comisión Política Nacional del PRD, agrupación que desconoció el resultado de los comicios presidenciales del 1 de julio pasado, reiteró su posición sobre los presuntos "vicios e irregularidades con los cuales se hizo la imposición mediática de Enrique Peña Nieto y el carácter neoliberal de su programa de Gobierno".

En un comunicado, la Comisión hizo un llamado "a toda la población, a todos los militantes y simpatizantes de la izquierda mexicana y en particular a los militantes del PRD", a sumarse a la movilización del próximo sábado para fijar su "posición pública frente al nuevo Gobierno encabezado por Peña Nieto".

Un día después de que las direcciones de los principales partidos de México, incluido el PRD, anunciaran negociaciones con el equipo de transición de Peña Nieto para concretar un "gran acuerdo nacional", el órgano partidista expresó su disposición "al diálogo transparente con todas las fuerzas políticas interesadas en establecer un acuerdo que verdaderamente ayude al país".

"Procuraremos para ello, la participación de otras fuerzas políticas que estén dispuestas, así como del amplio espectro de la izquierda mexicana. Por tanto, el PRD buscaría un posible acuerdo sólo con agendas previas y procedimientos claros", indicó.

Reconoció que al interior de la dirección partidista se presentaron valoraciones distintas que no alcanzaron consenso acerca de los resultados de este esfuerzo. "Por lo tanto, continuaremos evaluando el curso de los debates correspondientes", abundó.

El PRD encabezó una coalición de izquierda en las elecciones del 1 de julio y su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, quedó en segundo lugar en la votación detrás de Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

López Obrador desconoció el triunfo de Peña argumentando irregularidades en la campaña electoral, y después de las elecciones se separó del PRD y los demás partidos que lo postularon para dedicarse a construir un nuevo partido de izquierda, aún en gestación.

Este martes, el PRI abrió la puerta a López Obrador para que se sume al "gran acuerdo nacional" que negocian las principales fuerzas políticas para concretar las reformas pendientes en México.

El líder nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, declaró que los dirigentes partidistas que dialogan con el equipo de transición de Peña Nieto han hablado "de que el pacto pueda ampliarse a la participación, en su momento, de otras fuerzas políticas organizadas o partidos u otro tipo de movimientos de la organización civil".

Sobre López Obrador, aseguró que sería bienvenido "si tiene verdaderas propuestas para la transformación del país".

"Lo que no podemos hacer es obligar a nadie a que venga a sentarse; la mesa está abierta", añadió en conferencia de prensa.

Coldwell reveló que las dirigencias del PRI, PRD y el Partido Acción Nacional (PAN) acordaron ya los temas del "acuerdo nacional", que son los relativos a derechos sociales; crecimiento económico y empleo; seguridad y justicia; transparencia y combate a la corrupción y, finalmente, gobernabilidad democrática.

En una entrevista radiofónica posterior, Coldwell consideró que la negociación de este pacto representa "entrar a una nueva etapa donde los políticos tengan conciencia de que en las democracias maduras no todo es competencia ni disenso; que hay tiempos para la competencia y tiempos para llegar a acuerdos en beneficio del país".

"Creo que ésta es una gran oportunidad por parte de los partidos y del nuevo Gobierno para darle un mensaje a la sociedad que nos está exigiendo que demos resultados", puntualizó.

El PRI recupera el próximo sábado con Peña Nieto el poder que ejerció durante más de siete décadas hasta el año 2000, cuando fue derrotado en las urnas por el PAN, al que pertenece el presidente saliente, Felipe Calderón.