0

Inquilinos abusados en Langley Park

RECLAMO. Vecinos de los complejos de Langley Park se manifestaron el martes 9. Piden arreglos y que se acabe la discriminación.

RECLAMO. Vecinos de los complejos de Langley Park se manifestaron el martes 9. Piden arreglos y que se acabe la discriminación.

QUEJA. Jessi Aceituno, de 22 años, y su familia dicen que viven en un apartamento con pisos decadantes.

Marvin Joseph/TWP

QUEJA. Jessi Aceituno, de 22 años, y su familia dicen que viven en un apartamento con pisos decadantes.

Primero saltaron las quejas por las malas condiciones de vivienda y plagas de ratones, chinches y cucarachas. Pero ahora los inquilinos de los apartamentos Bedford Station, Victoria Station, y Newbury Square, en Langley Park, Maryland alegan intimidación y abusos.

Los residentes, en su mayoría latinos, dicen que los guardias de seguridad que patrullan los complejos, los amedrentan sembrando el temor. “Se ha llegado a una situación crítica, donde los niños les dicen a sus padres que no salgan porque los guardias de seguridad les van a pegar”, dijo a El Tiempo Latino, Lindolfo Carballo, activista de la organización CASA de Maryland, que apoya a los inquilinos.

El martes 9, los inquilinos —que acaban de formar una coalición— realizaron una manifestación contando a la prensa sus historias y mostrando sus casas deterioradas. “Tras la presencia de los medios, la administración empezó a hacer arreglos”, informó Carballo el jueves 11.

Después de 13 años de vivir en los apartamentos Bedford y Victoria en Langley Park, Juan Santos dijo el martes 9 que tiene miedo.

Santos contó que dos semanas atrás estaba caminando desde el apartamento de un amigo hacia su auto para asegurarse que éste estaba con seguro, cuando guardias de seguridad del complejo se le acercaron en un auto negro.

Los guardias le dijeron a Santos que se detenga y le pidieron una identificación. Cuando Santos les dijo que no tenía ninguna porque estaba frente a su casa, lo forzaron a inclinarse con el rostro sobre la capota de su auto, mientras su esposa e hijos observaban desde la ventana de su apartamento, contó.

Santos compartió su historia durante una manifestación en la 14th Avenue y Kanawha Street. Esta esquina se congestiona en las tardes por las madres que esperan que sus niños lleguen en el bus escolar. Algunas de estas madres dicen que son acosadas por los guardias de seguridad.

La manifestación del martes es la más reciente en el larga batalla que mantienen los inquilinos de los apartamentos Bedford Station, Victoria Station y Newbury Square con la firma que los administra y con la compañía de seguridad contratada para patrullar el área.

En los dos últimos años, los residentes han sometido quejas con el Departamento de Recursos del Medio Ambiente del condado de Prince George’s en contra de Laramar Specialty Group por las plagas de ratones, cucarachas y chinces, así como por la presencia de moho y por los techos que se caen y pisos deteriorados, dijo Lindolfo Carballo, activistas de Casa de Maryland, el grupo pro inmigrante que tiene su sede en Langley Park.

Carballo dice que los apartamentos, que incluyen más de 1.050 unidades, fueron construidos a finales de los 40s y necesitan urgente mantenimiento y reparación.

En septiembre de 2011, uno de los más antiguos inquilinos, Victor Aldana logró una orden judicial contra Laramar Specialty Group, que administra la propiedad, para retener el pago de la renta hasta que las quejas sean resueltas.

De acuerdo al sitio de internet del Departamento del Medio Ambiente de Maryland, Laramar acordó en diciembre de 2011 pagar una penalidad de $10.000 por concepto de violación al código de vivienda en 19 propiedades.

Laramar Specialty Group no retornó las llamadas que se realizaron para entrevistarlo.

En septiembre, un techo del apartamento de una pareja colapsó mientras dormían. Tuvieron que ir a emergencia, dijo Elizabeth Clarke, también de Casa of Maryland.

“Ninguno de los apartamentos están bien, pero la gente tiene miedo de hablar”, dijo Sandra López, quien reside en el complejo desde hace siete años.

Pero algunos inquilinos han formado la Coalición BVN, siglas de los complejos de apartamentos. La coalición, junto a Casa de Maryland han realizado marchas y asistido a varias reuniones con los administradores de los apartamentos.

La manifestación del martes incluyó unas multas simbólicas que los residentes intentaron entregar a los administradores de los complejos.