0

Ley de salud: ¿qué les espera a los inmigrantes?

Las oportunidades de acceder a la salud son distintas para los inmigrantes con y sin papeles.

Las oportunidades de acceder a la salud son distintas para los inmigrantes con y sin papeles.

Estados Unidos alberga a más de 21 millones de inmigrantes que no son ciudadanos, y para mucho de ellos, la cobertura de salud es una preocupación. Esto es así en parte porque gran parte de estos inmigrantes, tanto aquéllos que llegaron legalmente al país como los que no tienen papeles, trabajan en empleos de bajos salarios, que no incluyen cobertura de salud.

Como resultado, los inmigrantes que no son ciudadanos son tres veces más propensos a no tener seguro que los nacidos en el país, aunque representen sólo el 20 por ciento del total de personas sin cobertura.

La ley de salud puede ayudar a algunos a tener alguna cobertura, aunque aquéllos que están en el país indocumentados no tendrán acceso a subsidios federales o de seguros vendidos a través de los intercambios con base en cada estado. Esta omisión en la ley, así como otras decisiones de la Administración Obama, han elevado las quejas de los defensores de los inmigrantes. Grupos hispanos se quejaron del anuncio que hizo el presidente este verano: que no extendería la cobertura de la ley de salud a los jóvenes sin papeles que vinieron al país de niños y que a los que sí concedió una amnistía temporal que les permite permanecer legalmente en el país.

Pero, para aquéllos que no están exemptos, la ley de salud ofrecerá cobertura, tanto a través de seguros privados como del Medicaid, el programa federal con base estatal para los residentes de bajos ingresos.

Las siguientes son cinco preguntas sobre la ley de salud, los inmigrantes y los proveedores médicos que se preocupan por ellos.

1) ¿Cómo afecta la ley de salud a inmigrantes que no son ciudadanos y viven legamente en Estados Unidos?

Muchas de las 10 millones de personas que no son ciudadanas pero que residen legalmente en el país ganarán un seguro de salud.

Comenzando en 2014, estos inmigrantes que tienen papeles pero no tienen seguro a través de sus empleadores podrán comprar cobertura de salud a través de los mercados de seguros con base en los estados, llamados de intercambio.

Ya que muchos tienen trabajos de paga baja, también pueden calificar para el Medicaid, aunque no son elegibles para esta cobertura hasta que no hayan sido residentes del país por cinco años.

La ley de salud expande la elegibilidad para el Medicaid en todos los estados, para todas las personas que ganan un salario de hasta el 133 por ciento del nivel federal de pobreza, es decir, unos $14.800 para un individuo y $30.650 para una familia de cuatro miembros. Cerca del 57% de los no-ciudadanos cumplen con este requerimiento de ingresos. Sin embargo, los estados están reconsiderando la expansión de esa cobertura porque la Corte Suprema, en su decisión sobre la ley de salud el verano pasado, determinó que el gobierno federal no puede penalizar a los estados que elijan no expandir la elegibilidad para el Medicaid.

Los inmigrantes con papeles que están ganando más que el límite para el Medicaid podrían calificar para un subsidio federal destinado para ayudar a personas que ganen hasta $44.680, para que compren cobertura a través de los programas de intercambio.

2)¿La ley de salud da cobertura o subsidios a los indocumentados?

No. Los estimados 11 millones de indocumentados que viven en el país no son elegibles para Medicaid, ni califican para subsidios federales o para comprar un seguro. Los indocumentados tampoco pueden usar su propio dinero para comprar cobertura de seguros a través de los programas estatales de intercambio. La Congressional Budget Office estima que cerca de 30 millones de personas seguirán sin seguro para 2016.

Y de acuerdo con un informe financiado por la Robert Wood Johnson Foundation, alrededor de un cuarto de estas personas sin seguro serían inmigrantes indocumentados.

Este grupo tampoco está sujeto al mandato de la ley de salud que indica que casi todos los que vivan en el país deben tener un seguro.

3) ¿En dónde obtienen cuidado médico ahora las personas que no son ciudadanas, tengan o no tengan papeles, y en especial si no tienen seguro?

Mientras que los residentes asegurados generalmente obtienen cobertura a través de una red de doctores, hospitales y otros profesionales médicos provistos por sus aseguradoras, los inmigrantes sin seguro tienen menos opciones, particularmente para tratar necesidades médicas en curso. Una opción son los 8.500 centros comunitarios de salud, que el año pasado atendieron a 22 millones de personas. Cerca del 40 por ciento de los pacientes no tienen seguro, dice Dan Hawkins, de la National Association of Community Health Centers. Los centros no preguntan sobre el estatus migratorio de sus pacientes.

Bajo la ley federal, los hospitales deben proveer cuidado en las salas de emergencias a todos, más allá de que puedan o no pagar. Pero ese cuidado es limitado. Generalmente, las salas de emergencia proveen tratamiento para estabilizar al paciente pero no es responsable por las necesidades que siga teniendo, como quimioterapia para un cáncer, terapia física para víctimas de un accidente o recetas médicas para enfermedades crónicas como la diabetes. Algunas personas pueden obtener estos servicios a través de médicos privados, centros comunitarios de salud u organizaciones caritativas.

4) ¿Cómo afecta a los hospitales y los centros comunitarios de salud el tratamiento que da la ley de salud a los inmigrantes?

Reconociendo que más centros de salud serían necesarios para atender a un estimado de cerca de 30 millones de asegurados, el Congreso incluyó en la ley de salud $11 mil millones para ser entregados a los centros comunitarios de salud en los próximos cinco años. Sin embargo, el Congreso cortó $600 millones del presupuesto para los centros de salud el año pasado. A no ser que el Congreso restablezca ese fondo, los recortes seguirán, y a lo largo de cinco años representarán $3 mil millones de los $11 mil millones originales. El pago federal a hospitales también va a ser reducido. Porque pueden esperar ver menos pacientes sin seguro como resultado de la ley de salud, los hospitales acordaron el recorte en reembolsos por el cuidado de pacientes sin seguro. Los llamados pagos compartidos desmesurados descenderán en $18 mil millones entre 2014 y 2020. La ley también incrementa los fondos para la National Health Service Corps, que ayuda a proveer de atención primaria de salud a las poblaciones menos favorecidas.

5) ¿Cómo afecta a los inmigrantes que no son ciudadanos y a los proveedores médicos el debate que se está dando en algunos estados sobre si expandir o no el Medicaid bajo la ley de salud?

Cerca de la mitad de las personas tendrán seguro a través de la ley, enrolándose en programas expandidos de Medicaid. El gobierno federal se hará cargo de la expansion en los primeros años, pero al final los estados pagarán el 10 por ciento del costo por los nuevos enrolados en el Medicaid. Mientras se espera que la mayoría de los estados expandan la elegibilidad para acceder al Medicaid, algunos se oponen, excusándose en los costos. En los estados que opten por no expandir los programas de Medicaid, los hospitales temen enfrentar una reducción en sus pagos compartidos, al no tener un aumento en el número de pacientes con seguro, como habían esperado. Los hospitales han prometido hacer un fuerte lobby para lograr que los que toman decisiones expandan los programas de Medicaid el año entrante.

El Congreso también será objeto de lobby. La National Association of Public Hospitals and Health Systems, cuyos miembros forman parte de una red de seguridad hospitalaria que sirve a un gran número de personas pobres y sin seguro, dice que quiere que el Congreso elimine, reduzca o atrase los recortes de fondos a hospitales.

La versión en inglés de esta historia en Kaiser Health News.


Kaiser Health News es un programa editorial independiente perteneciente a la Henry J. Kaiser Family Foundation. Es un programa imparcial y sin fines lucrativos que se dedica al estudio y diseminación de información sobre política de salud. Kaiser Health News no está afiliada a Kaiser Permanente.