Quantcast
El Tiempo Latino
4:49 p.m. | 81° 5/21/2018

Senadores confían que se alcance un acuerdo migratorio


Esperan llegar a un plan a finales de esta semana

Redacción, EFE | 4/8/2013, 11:43 a.m.
Senadores confían que se alcance un acuerdo migratorio
De izq. a der. el senador republicano John McCain, de Arizona , el senador demócrata Charles Schumer, de Nueva York; el senador republicano Marco Rubio, de la Florida; y Bob Menéndez de Nueva jersey. | EFE

Washington- Dos de los senadores que han liderado las negociaciones para conseguir un proyecto de reforma migratoria bipartidista en EE.UU. se mostraron el 8 de abril positivos ante la posibilidad de que esta semana la iniciativa pueda detallarse para que comience a ser debatida.

En una entrevista conjunta en CBS News, el senador republicano John McCain y el demócrata Chuck Schumer, ambos miembros del grupo de ocho senadores que a finales de enero presentó una propuesta migratoria de principios, expresaron su confianza en el acuerdo.

"No habrá acuerdo hasta que nosotros ocho acordemos una ley amplia y específica, pero creo que eso se conseguirá a finales de esta semana", indicó Schumer.

El plan de reforma migratoria ya ha superado obstáculos importantes con el apoyo y consenso entre la Cámara de Comercio, en representación de los empresarios, y la mayor federación de sindicatos del país, AFL-CIO.

La propuesta de los senadores, que finalmente no se concretó en marzo como ellos mismos se impusieron, incluirá un camino por pasos hacia la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados que residen en el país y permitirá la concesión de visados a nuevos trabajadores.

No obstante, el republicano McCain mantuvo la cautela al apuntar que "habrá mucho descontento con la propuesta porque ninguna de las partes va a conseguir lo que quieren".

El senador republicano Marco Rubio, otro de los que está implicado en las negociaciones, se ha comprometido a explicar a sus compañeros de partidos los detalles de la reforma, después de que algunos senadores criticaran la falta de transparencia del proceso.

Desde un principio, los mayores problemas han sido la posibilidad que primen las visas para los trabajadores de alta formación, una de la demandas de sectores como el tecnológico, sobre las de empleos de baja cualificación, que estarían más sujetos a la temporalidad de los visados y bajos salarios.

Asimismo, hay diferencias ante la petición republicana de que la marcha del proceso hacia la ciudadanía para inmigrantes que ya residen en el país esté condicionada a la impermeabilidad y la seguridad en la frontera.

Asimismo, aún falta un acuerdo sobre los programas de trabajadores agrícolas.

Otro de los miembros del grupo de ocho senadores que finaliza la propuesta del Legislativo, el republicano Lindsey Graham dijo hoy en una entrevista con la NBC que aún persisten los desacuerdos sobre los cupos y salarios para los trabajadores con visados temporales en puestos de baja cualificación.

Por su parte, el asesor de la Casa Blanca Dan Pfeiffer reiteró hoy que las propuesta de los senadores sobre inmigración son consistentes con las posturas del presidente Barack Obama.

Pfeiffer evitó comentar en entrevista con Fox News si Obama firmaría una legislación que vinculara el camino hacia la ciudadanía a la seguridad fronteriza, algo a lo que algunos demócratas y organizaciones de inmigrantes se han opuesto.

"Los que hemos estado mirando y los que se ha hablado hasta el momento con el grupo de los ocho senadores es cien por cien consistente con los ha estado pidiendo el presidente", indicó Pfeiffer.

Mientras tanto, este fin de semana se inició un período de movilizaciones organizadas por sindicatos y organizaciones de inmigrantes para pedir que no suceda como en 2007 y las propuestas no se materialicen en una reforma migratoria abierta a la regularización.

Miles de personas se concentraron el sábado en Miami, en Jersey City, en las afueras de Nueva York, o en otras capitales del país para pedir compromiso político con una reforma que saque de las sombras a los 11 millones de indocumentados, la mayoría latinos.

El miércoles, las movilizaciones llegarán a Washington, donde se esperan cientos de personas para presionar al Congreso y la Casa Blanca para que aprueben la tan esperada reforma migratoria lo antes posible.