Quantcast
El Tiempo Latino
10:32 p.m. | 50° 10/18/2018

Mourinho y Real Madrid: un reencuentro "amistoso"


El Chelsea se enfrenta a los "galácticos" en Miami

EFE | 8/6/2013, 9:54 a.m.
Mourinho y Real Madrid: un reencuentro "amistoso"
El portugués Cristiano Ronaldo fue suspendido por tres partidos pero podrá jugar ante el Atlético de Madrid el miércoles 5 en semifinales de la Copa del Rey. | EFE

El portugués José Mourinho, ahora técnico del Chelsea, y el Real Madrid protagonizarán el miércoles 7 de agosto en la final del torneo veraniego "International Champions Cup" en Miami, un reencuentro entre la polémica, apenas tres días después de que el técnico enviara un mensaje crítico a Cristiano Ronaldo.

"Entrené a los mejores jugadores, al auténtico Ronaldo, al brasileño, no a éste (en referencia a Cristiano)", lanzó el sábado 3 el entrenador luso en una entrevista a 'ESPN', en la que también tuvo palabras para la entidad blanca: "Es un club especial. No es sólo un club. Es política. El Real Madrid no es sólo fútbol, no es sólo deporte, es muchas cosas que hay alrededor".

El técnico abrió así una nueva polémica con Cristiano Ronaldo, que respondió este lunes 5 desde la ciudad estadounidense de Los Ángeles, antes de emprender viaje a Miami para disputar el encuentro del miércoles contra el Chelsea. "Hay cosas en la vida que no merecen comentarios y esa es una por razones obvias", dijo.

"Siempre he respetado a mis entrenadores allá donde he estado y me quedo con las cosas buenas. Siempre intento aprender algo de ellos. Hablar de gente que habla mal de mí... Ya estoy acostumbrado. En Portugal suelo decir esto: yo no escupo en el plato del que como. Me quedo con las cosas positivas", añadió la estrella portuguesa.

Ha sido el último episodio de una relación que ha cambiado radicalmente en unos meses. De la admiración que demostraban uno hacia el otro en elogios mutuos a la frase 'envenenada' que le mandó el pasado sábado Mourinho a Cristiano. De los calificativos de mejor jugador a haber entrenado "al mejor Ronaldo, el auténtico, no éste".

Del Mourinho que defendía al atacante luso ante algunos silbidos de la grada del Bernabéu, que pedía el Balón de Oro para él en 2012, por delante del argentino Leo Messi, y que le calificaba como un futbolista "fantástico" o del Cristiano que dijo que el técnico luso es el "mejor del mundo" a una relación deteriorada -ahora ya parece irreconciliable-, desde la eliminación frente al Borussia Dortmund en las semifinales de la Liga de Campeones de la pasada campaña.

Cristiano desvinculó entonces su futuro en el club de la continuidad del técnico y Mourinho, tres días después, respondió: "Dio la respuesta correcta. Tiene que pensar en él y en su club. En los tres primeros meses de temporada no estaba feliz y ahora lo está".

Pero el entrenador no sólo se quedó ahí. También responsabilizó al atacante, sin citarlo, del mal inicio de la pasada Liga que le distanció del liderato del Barcelona. "Empezamos tristes y, cuando tienes un adversario que es difícil que pierda puntos y le das ventaja, después es difícil llegar", dijo a primeros de mayo.

Las últimas palabras de Mourinho o la posterior respuesta de Cristiano, pero también más asuntos pendientes en el recuerdo de hace unos meses, como el enfrentamiento del técnico con Iker Casillas, Pepe y parte de la plantilla al final del pasado curso, hacen que el duelo del miércoles no sea sólo un amistoso veraniego.