Quantcast
El Tiempo Latino
6:31 p.m. | 55° 11/18/2017

Debate migratorio se traslada a la frontera


El muro entre EE.UU. y México en el centro de la polémica

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 8/12/2013, 6:38 p.m.
Debate migratorio se traslada a la frontera
En Los Ebanos, Texas, una comunidad de 300 habitantes está dividida por el muro fronterizo. | AP

Los Ebanos, Texas.— Si el Congreso aprueba un proyecto de ley de reforma migratoria integral, probablemente incluirá la obligación de erigir vallas que envolverán con altas columnas de acero una mayor porción de la enorme frontera entre Estados Unidos y México.

Sin embargo, el mandato haría necesario seguir una estrategia que la propia Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos no está segura de que funcionaría. Y la perspectiva de que el gobierno confisque más tierras indigna a muchos propietarios en el extremo sur de Texas, donde cientos de personas ya perdieron propiedades durante la última tanda de construcciones del muro en la frontera, la cual se extiende más de 3.200 kilómetros (2.000 millas) de longitud.

"Sigo totalmente en contra (del muro)", dijo Aleida García, uno de los residentes de Los Ébanos, en Texas, cuyas tierras fueron confiscadas en 2008 cuando este poblado al que el fronterizo río Bravo rodea por tres lados fue seleccionado como candidato a que se construyera en él un segmento del muro fronterizo.

Si le dieran a escoger, García prefería tener a más agentes patrullando la zona. Al menos eso crearía algunos puestos de trabajo, agregó.

Los legisladores de la región parecen estar de acuerdo. Tres congresistas demócratas de Texas que apoyan la reforma de inmigración han anunciado que no apoyarán ningún proyecto de ley condicionado a la construcción de más cerca fronteriza.

"No cumple el propósito que lo que los proponentes creen", dijo el representante Filemón Vela, de Brownsville, quien dimitió de la asamblea partidaria hispana en el Congreso en señal de protesta. "La construcción de más muro no tiene sentido para mí."

Los partidarios de la valla dicen que es una solución de sentido común para evitar que las personas crucen la porosa frontera.

La franja de tierra que divide la hacienda La Paloma de García fue finalmente devuelta a sus propietarios después de que la agencia binacional que supervisa los tratados fronterizos determinó que no era posible construir el muro en una llanura que suele inundarse. Sin embargo, estas objeciones fueron descartadas el año pasado, y el gobierno de Estados Unidos ya retomó la planificación del muro.

El gobierno todavía se encuentra enfrascado en una disputa legal con los propietarios de Texas sobre la cerca construida en la zona la última vez. Y, sin embargo, a pesar de la barrera existente, este es el lugar de toda la frontera en el que se efectúan más arrestos por ingresos no autorizados al país.

Ahora el proyecto de ley de inmigración del Senado pide al menos 1.126 kilómetros (700 millas) de muro fronterizo, la mitad de lo que ya existe.

Mientras el Congreso debate el tema, la Agencia de Protección de Aduanas y Fronteras ha frustrado a los proponentes del muro y críticos porque no ha presentado una medición de la eficacia del muro. La agencia dijo a la división de investigación del Congreso el año pasado que necesitaba tres a cinco años para hacer una "evaluación creíble".

Los agricultores y otras personas que viven cerca del muro reportan haber visto a inmigrantes escalar las columnas de acero de 5,4 metros (18 pies) de altura en cuestión de segundos. Y puesto que el muro es intermitente en segmentos a lo largo de kilómetros de campo abierto, siempre hay la opción de simplemente rodearlo.