Quantcast
El Tiempo Latino
9:51 p.m. | 79° 7/20/2018

Condenan en EE.UU. a ex coronel salvadoreño


Inocente Montano es investigado por crimen de jesuítas

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 8/28/2013, 7:01 a.m.
Condenan en EE.UU. a ex coronel salvadoreño
Fotografía de archivo del 11 de enero de 2012 donde se ve al exmilitar salvadoreño Inocente Orlando Montano, investigado en España en relación con la matanza de seis jesuitas, cinco de ellos españoles, en 1989, en Boston. | EFE

Un juez federal de Massachusetts sentenció el martes 27 de agosto al coronel del ejército salvadoreño en retiro Inocente Orlando Montano a 21 meses de prisión y un año de libertad vigilada por haber mentido a autoridades migratorias norteamericanas.

Aunque Montano fue juzgado por haber falsificado su fecha de ingreso a Estados Unidos y ocultado su pasado militar, el juicio tuvo como telón de fondo la guerra civil salvadoreña que desangró a ese país entre 1980 y 1992. Montano es uno de 20 militares acusados ante un tribunal español de haber participado en el asesinato de seis curas jesuitas en 1989. Montano era viceministro de seguridad pública cuando ocurrió el crimen.

El coronel retirado empezará a cumplir su sentencia a partir del 11 de octubre en una prisión federal en Massachusetts que pueda darle atención médica para sus dolencias físicas. El imputado, que tiene 70 años, camina con bastón, sufre de presión arterial alta y toma medicinas diarias para prevenir infecciones, según dijo su abogado al juez antes que éste dictara sentencia.

Montano será deportado a El Salvador después de cumplir la sentencia, informó la oficina del fiscal en un comunicado. Los que plantearon la demanda en España confían en que pueda ser extraditado a España antes que sea deportado al país centroamericano.

El juez federal Douglas Woodlock dijo que éste había sido un caso difícil debido a que si bien Montano falló en asumir su responsabilidad por los delitos presuntamente cometidos por tropas bajo su mando, no le correspondía sentenciarlo por tales cargos sino por fraude migratorio y perjurio.

Montano, quien llegó a Estados Unidos en 2001, falseó su fecha de ingreso y ocultó su pasado militar en documentos migratorios para acogerse al estatus de protección temporal, TPS por sus siglas en inglés, que el gobierno norteamericano concede a ciudadanos de El Salvador. Militares salvadoreños no pueden acogerse a ese beneficio.

"No digo que no hubo guerra o asesinatos", dijo Woodlock, "pero éste no es el tribunal donde se puede juzgar a Montano por esos crímenes".

En su testimonio ante el juez el martes, Montano se refirió al crimen después que el juez le diera permiso para hablar en la tercera y última audiencia.

"El caso de los jesuitas fue un caso muy lamentable", dijo el militar en español a la vez que un intérprete traducía sus palabras al inglés. "Nosotros no dimos una orden de ese tipo. Si hay algo que lamentar fue la muerte de los curas, que a pesar de que tenían un pensamiento liberal, estaban ayudando en el proceso de paz".

Con la voz quebrada al final de su testimonio, dijo que no negaba que hubo violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas armadas salvadoreñas, pero "fueron errores" y que cuando fueron denunciados, hubo castigos.

"No siento que tengo una espada de Damocles sobre mi cabeza", dijo Montano. "La historia nos va a juzgar. Sólo le pido a Dios que no se repita".

El fiscal John Capin, que representó al gobierno norteamericano, había pedido 51 meses de prisión para Montano con el argumento de que éste mintió a las autoridades migratorias para escapar de una posible investigación judicial por su rol en el asesinato de los jesuitas.