Quantcast
El Tiempo Latino
9:50 a.m. | 83° 7/17/2018

Cómo se desarrollaría un ataque a Siria


EE.UU. cree que sí se usaron armas químicas

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 8/29/2013, 6 a.m.
Cómo se desarrollaría un ataque a Siria
El presidente Barack Obama. | EFE

En lo que respecta a Siria, la Casa Blanca está segura de una cosa: el gobierno del mandatario Bashar Assad debe ser castigado después de que presuntamente usó armas químicas, tal vez incluso gas sarín, para matar a cientos de sirios.

Estados Unidos y sus aliados acusan a Assad de haber cruzado la línea que el presidente Barack Obama había advertido que, de cruzarse, tendría "consecuencias enormes". Se espera que ahora eso desate un ataque militar, limitado en tiempo y alcance, con la meta de debilitar a Assad, pero no derrocarlo ni destruir sus fuerzas.

Los detalles sobre cómo y cuándo las fuerzas armadas estadounidenses y aliadas podrían atacar están en debate, pero se basarían en planes complejos desarrollados y actualizados reiteradamente por el Pentágono a lo largo del tiempo.

A continuación presentamos un vistazo sobre lo que se conoce y lo que no está claro sobre cómo podría desenvolverse.


QUIÉN DECIDE

La orden del ataque podría provenir de Obama, enviada al general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, y al secretario de Defensa Chuck Hagel. La operación probablemente quedaría bajo el ámbito del Comando Central de Estados Unidos, encabezado por el general del ejército Lloyd Austin. El comandante más inmediato posiblemente sería el almirante Bruce Clingan, que comanda las fuerzas navales estadounidenses en Europa. Una coalición a la que se unirían aliados como Gran Bretaña y Francia podría establecer una fuerza especial conjunta para coordinar los blancos y las misiones.


QUIÉN LANZA QUÉ

Cuatro destructores de la Armada estadounidense —el USS Gravely, el USS Mahan, el USS Barry y el USS Ramage— se encuentran en el este del Mediterráneo a la espera de la orden para entrar en acción.

Están armados con decenas de misiles crucero Tomahawk, que tienen un rango de unas 1.000 millas náuticas y se utilizan para alcanzar blancos a larga distancia con precisión. Cada uno mide unos seis metros (20 pies) de longitud y menos de 60 centímetros (dos pies) de diámetro, equipado con una ojiva de 453 kilogramos (1.000 libras).

Los misiles se desplazan a altitudes bajas y su rango de alcance permite a los barcos mantenerse muy lejos de la costa, fuera del rango de cualquier posible respuesta del gobierno sirio. Algunos barcos tienen cámaras que pueden proporcionar evaluaciones de los daños causados.

La Armada Real británica ha enviado al Mediterráneo al menos un submarino de ataque de la clase Trafalgar, aunque no dice dónde se encuentra. Cada uno de los submarinos suele llevar consigo una decena de misiles Tomahawk. Esa cantidad, si se agota, podría ser reabastecida rápidamente por una fuerza especial de nueve navíos de la Armada Real enviada este mes al este del Mediterráneo.

La base Akrotiri de la Real Fuerza Aérea británica, ubicada 281 kilómetros (175 millas) al oeste de la costa siria, podría ser utilizada por aeronaves estadounidenses, británicas y francesas capaces de lanzar misiles crucero.


¿QUÉ HAY DE LA TROPA, LOS CAZAS Y LOS BOMBARDEROS?

Obama ha descartado enviar tropa a Siria y, debido a los amplios sistemas de defensa antiaérea de Assad, los oficiales creen que es muy riesgoso —al menos en un principio— enviar cazas o incluso aviones no tripulados a baja altitud que pudieran ser derribados.