Quantcast
El Tiempo Latino
6:44 a.m. | 11/1/2014 | 52°

El arte de las telas con retazos


EFE | 2/1/2013, 12:15 p.m.
El arte de las telas con retazos
Las colchas son una de las primeras piezas que producen quienes se inician en el arte de coser con retazos. | EFE

El “patchwork” consiste en unir pequeñas piezas de distintas telas para crear colchas, cojines, tapices y otros objetos.

Tiene un origen humilde, pues nació del reciclaje de ropa y tejidos, pero hoy esta técnica marca tendencia y se ha convertido en una afición que atrae a miles de personas.

Con la técnica del “patchwork” se pueden crear elementos decorativos y objetos prácticos, la clave está en la combinación de colores, diseño y funcionalidad.

Así, un conjunto de pequeños pedazos de tela unidos entre sí, un relleno de guata y una pieza de tela por detrás pueden convertirse en las más variadas creaciones.

Colchas, cojines, fundas para las gafas, posavasos, tapices o adornos son sólo algunas de ellas.

Las colchas constituyen uno de los objetos más característicos del “patchwork”.

“Todas empezamos haciendo colchas, pero con esta técnica se pueden hacer muchas cosas”, comenta Ludi Muñoz, de la Asociación Española de Patchwork.

El “patchwork” respira originalidad pues convierte un bolso, un mantel, un monedero o cualquier otro objeto en una pieza casi única. El uso de pedazos de distintas telas y su creación artesanal hacen que un diseño sea difícil de repetir.

Utilizar algunas piezas elaboradas con la técnica del “patchwork” para decorar la casa dotará al hogar de un singular atractivo.

El patchwork permite elegir los colores y los diseños que mejor combinen con los muebles. De esta manera, se consiguen los cojines perfectos para el sofá o una manta confortable que no desentone con la decoración.

Las piezas de “patchwork” también tienen su sitio en la cocina, ya sea en forma de guantes para el horno, manteles individuales para merendar, servilleteros o incluso cajas para guardar las especias.

Y, por supuesto, se puede llevar el “patchwork” al dormitorio. Además de las famosas colchas, muñecos y tapices nos muestran lo que esta técnica puede dar de sí. Dedal en mano y dando pequeñas puntadas con imaginación, se puede crear aquello que siempre se ha querido tener en cada estancia de la casa.