Quantcast
El Tiempo Latino
6:37 a.m. | 4/23/2014 | 53°

Se preparan para el carnaval de Río de Janeiro

La celebración oficial se lleva acabo del 8 al 11

Redacción, EFE | 2/5/2013, 10:35 a.m.
Se preparan para el carnaval de Río de Janeiro
Desfile de carnaval del grupo Cordão do Boitatá, una de las comparsas más madrugadoras, que salió el domingo 3 de febrero. | EFE

Río de Janeiro- Las comparsas de carnaval no dan tregua a Río de Janeiro y, desde el amanecer, llenaron el lunes 4 de febrero las calles de la ciudad de alegría, música, cerveza y miles de juerguistas vestidos con pintorescos disfraces.

Este domingo estaban programados 52 desfiles de "blocos", como se conocen en Brasil las comparsas, algunas pequeñas y otras multitudinarias, que circularon por casi todos los barrios de la ciudad, desde las favelas más remotas hasta la playa de Ipanema.

Uno de los grupos más madrugadores fue el Cordão do Boitatá, comparsa que recorrió las calles del centro de la ciudad, entre edificios de oficinas y caserones coloniales, a las 8 de la mañana (10:00 GMT), seguida por miles de personas disfrazadas, que dieron rienda suelta al buen humor.

Esta comparsa llevaba en su desfile una gran serpiente de tela y gomaespuma, que alude a la leyenda amazónica del "boitatá", un ofidio de fuego que devora a quienes destruyen la selva.

También rindió homenaje con carteles coloristas a cantantes de samba como Martinho da Vila y al legendario Bob Marley, padre del "reggae".

La orquesta del Cordão do Boitatá estaba compuesta por tambores, bombos, tubas, saxofones, trompetas y clarinetes y entonó tradicionales canciones de samba y "marchinhas", como se conocen las músicas típicas que se tocan en el carnaval de Río desde hace más de medio siglo.

Los propios músicos estaban a tono, con disfraces irreverentes, en especial uno de los percusionistas, que se colgó al cuello una tapa de retrete, con heces de plástico incluidas.

Entre el público no faltaron Blancanieves y su madrastra, piratas y princesas árabes, trogloditas, arlequines, una "hippie" con un cigarro de marihuana de un metro, varios Súper Mario Bros y, por supuesto, incontables hombres con ropas de mujer.

Un joven llamado Rómulo Mariano, vestido con un camisón femenino, una corona de flores y un abanico rosa y con lunares negros, un atuendo que, según él, era de "princesa de la primavera", dijo a Efe que anoche se fue a la cama temprano para estar "bien descansado" en este "bloco".

Mariano aseguró que desde el sábado ha asistido a cuatro desfiles de comparsas y calculó que en todo el carnaval, que se extenderá un par de semanas más, irá a 20 o 30 desfiles.

Otra joven, Ana Luiza Ramos, acudió al desfile del Cordão do Boitatá en silla de ruedas y con una pierna escayolada, porque no se quería perder esta comparsa que calificó de "maravillosa, cultural e histórica".

"Yo soy juerguista hasta en silla de ruedas. Una pierna rota no me va a impedir disfrutar del carnaval", afirmó a Efe Ramos, que trabaja como asistente social y hoy era empujada por una amiga.

En este desfile, al que asistieron miles de personas, también se podían encontrar octogenarios y padres que llevaban a sus bebés en brazos o empujados en un carrito.

La comparsa recorrió varias calles del distrito financiero de Río, pasó junto al caserón donde vivieron los reyes de Portugal que se mudaron a Brasil en 1808 y llegó a cortar momentáneamente el tráfico de varias importantes avenidas del centro.