Quantcast
El Tiempo Latino
6:21 p.m. | 10/1/2014 | 74°

Obama presentará su discurso anual


El martes 12 hablará sobre cómo está el país

Redacción, EFE | 2/11/2013, 8:57 a.m.
Obama presentará su discurso anual
El presidente Barack Obama. | EFE

Washington- El presidente Barack Obama, presentará el martes 12 de febrero en su discurso anual sobre el Estado de la Unión su agenda más ambiciosa y progresista hasta la fecha, centrada en crear empleos y en lograr la reforma migratoria, un mayor control de las armas y medidas contra el cambio climático.

Su discurso en la ceremonia de su segunda investidura presidencial fue "el último de su campaña por la reelección" y el de este martes será realmente "el primero" de su nuevo mandato, opina William Galston, analista del centro de estudios Brookings y que fue asesor del expresidente Bill Clinton.

La reactivación de la economía y la creación de empleos se espera que sean el eje del discurso que Obama pronunciará ante el Congreso.

"Voy a hablar de asegurarnos de que estamos enfocados en la creación de empleo en Estados Unidos", adelantó Obama el pasado jueves en Leesburg (Virginia) en una reunión de congresistas demócratas.

Eso significa dar prioridad a la educación para que "todos los jóvenes estén equipados con las habilidades que necesitan para competir", así como tener "una agenda energética que nos haga menos dependientes del petróleo extranjero" con el desarrollo de las energías limpias, agregó.

"Quiero hacer algo grande para dar seguridad y estabilidad a la economía y a las familias estadounidenses", destacó el presidente.

Es probable que en este discurso regresen "a un primer plano" políticas relacionadas con el cambio climático, la inmigración y los derechos civiles, en particular de los homosexuales, que fueron "marginadas" en anteriores intervenciones de Obama, considera Coates.

En su discurso de investidura, el pasado 21 de enero, Obama pidió a sus compatriotas unidad y acción para avanzar en asuntos como la inmigración, el control de las armas y el cambio climático.

Además, fue el primer presidente estadounidense en usar la palabra "gay" en un discurso de investidura, al defender que los homosexuales sean tratados como cualquier otra persona por la ley.

El crecimiento económico tras la grave crisis de 2008 "es una prioridad", dijo la semana pasada Obama, quien además subrayó que la reforma migratoria "es crucial", al igual que "no rehuir" la adopción de medidas "de sentido común" para un mayor control de las armas en el país.

Aunque las cuestiones nacionales dominarán en su intervención, Obama aprovechará también la oportunidad para marcar sus prioridades en política exterior, después de haber prometido en su investidura "coraje" para resolver mediante la diplomacia las diferencias con otros países.

Con el conflicto sirio a punto de cumplir dos años, recientemente se conoció que Obama rechazó en 2012 un plan para armar a la oposición apoyado entre otros por Hillary Clinton, su exsecretaria de Estado, y el saliente jefe del Pentágono, Leon Panetta.

Las tensiones con Irán por su programa nuclear siguen abiertas, con llamados a la negociación de ambas partes pero pocos avances hasta ahora, mientras la Casa Blanca ha anunciado que Obama hará su primera visita a Israel y los territorios palestinos desde que es presidente en primavera.

Latinoamérica fue la gran olvidada del discurso de Obama el año pasado.

Según un análisis de The Washington Post, el de este martes puede ser el discurso sobre el Estado de la Unión más importante para Obama, porque ya no está condicionado por el legado del Gobierno anterior, el del republicano George W. Bush, ni por la proximidad de unas elecciones.

Si Obama suaviza el tono "batallador" del día de su investidura y ofrece "un verdadero diálogo" con la oposición, su discurso de este martes podría marcar el inicio de un segundo mandato "exitoso", vaticinó Galston.

Para el profesor Coates, el mayor fracaso en política interna de Obama ha sido no poner en marcha programas de lucha contra la pobreza y no aludir nunca en el Estado de la Unión a la "magnitud" de ese problema, algo que espera que ahora cambie.