Quantcast
El Tiempo Latino
7:32 a.m. | 4/24/2014 | 46°

Carolina del Norte: Dreamers siguen en pie de lucha

Exigen igualdad en las universidades y licencias de manejar

Redacción, EFE | 2/14/2013, 3:41 p.m.
Carolina del Norte: Dreamers siguen en pie de lucha
Los Dreamers de Carolina del Norte (de izq. a dcha.) Jessica Contreras, Jorge Acosta, y Estefanía Ventura sostienen pancartas y gritan consignas durante una marcha celebrada en un parque del centro de Charlotte. | EFE

Charlotte— Los Dreamers de Carolina del Norte están en "pie de lucha" para defender su derecho a recibir una educación superior equitativa en un estado que coloca cada vez más obstáculos a estos jóvenes inmigrantes.

"Parece que diéramos dos pasos adelante y tres atrás", afirmó Lacey Williams, coordinadora del grupo juvenil United 4 the Dream, de la Coalición Latinoamericana (LAC) en Charlotte, la ciudad más grande del estado.

"El Gobierno federal otorga la acción diferida pero el estado quita la licencia de conducir a los soñadores, y aunque permiten que asistan a los centros de educación superior, no lo pueden hacer porque deben pagar matrículas muy costosa", apuntó Williams.

La activista, junto a un grupo de soñadores, volvieron a presentarse en un parque del centro de la ciudad el miércoles para contar sus historias de inmigrantes y solicitar apoyo de la comunidad, como parte de las actividades de la campaña estatal "Let's Learn NC".

"Soy indocumentado y no tengo miedo, y aunque voy a graduarme de la secundaria este año, desconozco mi futuro educativo, porque no puedo pagar la matrícula de estudiante internacional, que es tres veces más alta que la regular", afirmó el joven indocumentado Jorge Acosta.

Grupos de soñadores de todo el estado están uniendo fuerzas para solicitar a los legisladores un cambio en la política de admisión de los estudiantes no nacidos en EE.UU, pero que se han graduado de una escuela secundaria de Carolina del Norte.

En la actualidad, los estudiantes sin documentos de Carolina del Norte pueden registrarse en los centros educativos pero pagan más del doble por sus clases al ser considerados "extranjeros", y deben colocarse al final de la fila para ocupar un puesto.

Sólo 12 estados del país han aprobado legislaciones que permiten a ciertos indocumentados graduados de sus escuelas y que han viviendo en la zona por un cierto periodo de tiempo inscribirse en los centros educativos pagando como residentes.

"No tiene sentido que el estado haya invertido en nosotros desde el kinder hasta la secundaria y no nos permiten ir a la universidad o colegios comunitarios. No nos vamos a dar por vencidos y seguiremos luchando por este derecho", comentó a Efe Jessica Contreras.

Los jóvenes han emprendido jornadas de recolección de firmas de apoyo a sus peticiones y llamadas a los legisladores del estado para lograr su propósito utilizando además las redes sociales.

A la par de la batalla por igualdad educativa, los "soñadores" siguen luchando para que el estado les devuelva el beneficio de recibir una licencia de conducir a aquellos amparados bajo el programa Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

"Es muy triste ver a otros compañeros sacándose sus licencias y nosotros no podemos aunque el Gobierno federal nos otorgó un permiso de trabajo y un seguro social. Esto es algo injusto", acotó Alfredo Espinoza, de 19 años.

Hasta el momento, la administración del gobernador republicano Pat McCrory no ha ofrecido una respuesta a las peticiones de los jóvenes y de sus aliados de reinstaurar la emisión de las licencias a los jóvenes.

Esta semana, más de 12.000 firmas de apoyo recolectadas por la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) fueron entregadas al gobierno de McCrory.

Asimismo, algunos soñadores han realizado manifestaciones frente a las oficinas de la División de Vehículos Motorizados (DMV)y el Departamento de Transporte.

"No es fácil ser soñadora en este momento en Carolina del Norte", apuntó hoy a Efe Cinthia Marroquin, del NC Dream Team.

"A la gente la siguen detenido, deportando y por consiguiente, separando de sus familias. Recibimos llamadas de soñadores amparado con acción diferida solicitando apoyo para evitar que se lleven a un padre o madre. La realidad es muy triste", apuntó Marroquin.

Debido al intervención del NC Dream Team, inmigrantes como Isaias Valles, Miguel Tzitzios, Lorena Yanez Mata, María Juana Pérez, entre otros, se han salvado de la deportación y recibido algún tipo de alivio migratorio para quedarse en el país.

Según Marroquin, los jóvenes soñadores seguirán "en pie de lucha" y no descansarán hasta lograr su objetivo de justicia educativa y migratoria para todos los jóvenes inmigrantes y sus familias.