Quantcast
El Tiempo Latino
3:24 a.m. | 7/31/2014 | 68°

Guatemala: se intensifica juicio de Ríos Montt


La defensa dice que no hay pruebas de que el ex general haya cometido genocidio

1/24/2013, 2:08 p.m.
Guatemala: se intensifica juicio de Ríos Montt
El ex general golpista José Efraín Ríos Montt, asiste a una audiencia judicial el lunes 21 de enero en la que el juez Miguel Ángel Gálvez, decidió se mantiene al frente del proceso abierto por genocidio contra Ríos Montt. | EFE

photo

EFE

Mujeres indígenas de la etnia ixil asisten a la audiencia judicial en Ciudad de Guatemala contra los ex generales José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez acusados de genocidio contra indígenas.

Guatemala.- El abogado Danilo Rodríguez aseguró hoy que el sistema judicial de Guatemala quiere "colgar" al general golpista José Efraín Ríos Montt, porque está acusado, sin pruebas, de los delitos de genocidio y de lesa humanidad, alegó su inocencia y pidió la clausura provisional del proceso en su contra.

"Quieren colgar a Ríos Montt por algo que no hizo. Quieren colgar al general, cuélguenlo, pero que quede evidencia de lo que están haciendo", dijo el jurista en el segundo día de una audiencia en el Juzgado B de Mayor Riesgo, cuyo juez, Miguel Ángel Gálvez, tendrá que decidir si lo envía o no a juicio con base en las evidencias,

Durante casi cuatro horas, Rodríguez insistió en reiteradas ocasiones en que la acusación presentada ayer por el Fiscal de Derechos Humanos Orlando López contra su cliente, es deficiente y carece de objetividad.

"No existe forma alguna de sostener con objetividad la denuncia del Ministerio Público de que la etnia maya ixil fuera considerada como enemiga interna", afirmó Rodríguez, un ex militante de la ex guerrillera Fuerza Armada Revolucionaria (FAR).

Rodríguez sostuvo que ninguno de los planes militares "Victoria, Sofía y Firmeza", que López asegura fueron utilizados para "aniquilar" a los ixiles, fue ordenado por Ríos Montt, quien gobernó de facto entre 1982-1983.

La Fiscalía acusa al ex general, de 86 años, de la matanza de 1.771 ixiles en el departamento noroccidental de Quiché durante su régimen.

El abogado aseguró que Ríos Montt, quien permaneció sereno durante las ocho horas de la diligencia, a veces recostado sobre una silla y que por momentos solicitó permiso para ir al sanitario, nunca firmó ni supervisó las operaciones militares.

"José Efraín Ríos Montt nunca utilizó el aparato del Estado para identificar al grupo de la etnia ixil como enemigo interno", enfatizó Rodríguez al reclamar su inocencia y pedir al juez que clausure de forma provisional el proceso en su contra.

"En qué plan operativo se dice que hay que eliminar al grupo ixil o que diga que es un enemigo interno", preguntó el jurista en defensa de su cliente.

Rodríguez sostuvo que si Ríos Montt es enviado a un eventual juicio con base en esos planes "se cometerá una injusticia", y pidió a la Fiscalía profundizar las investigaciones para identificar a los "verdaderos responsables", porque en términos legales "no existe ninguna responsabilidad del general" en los hechos que se le imputan.

El jurista explicó que los planes militares presentados como evidencia por López, "fueron elaborados por el Estado Mayor de cada comando donde se ejecutaron las operaciones" entre 1982 y 1983, y no por Ríos Montt, entonces Jefe de Estado y Comandante General del Ejército.

En la primera parte de la audiencia de este miércoles, Gálvez escuchó los argumentos de las organizaciones de derechos humanos que actúan como querellantes en el proceso, las cuales ratificaron la petición de la Fiscalía de enjuiciar a Ríos Montt y al ex general José Rodríguez.

Gálvez dijo que terminados los alegatos ofrecerá la palabra a los acusados, por si quieren expresar algo.

La audiencia continuará mañana con los argumentos de la defensa de Rodríguez, que también estuvo presente hoy en la diligencia judicial.

El martes, en el inicio de la audiencia, Gálvez escuchó a la Fiscalía, que acusó a los dos ex generales de haber diseñado y ejecutado planes para "aniquilar" a indígenas de la etnia ixil en Quiché, la región más golpeada por el conflicto armado (1960-1996), que dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

Tras escuchar a todas las partes, el juez analizará las exposiciones y redactará su fallo, para el que debe convocar a una audiencia.