Quantcast
El Tiempo Latino
8:41 a.m. | 11/24/2014 | 62°

Hispanos viajaron de lejos para ver a Obama jurar


Grupos de jóvenes llegaron a DC para ser testigos del momento histórico

Milagros Meléndez-Vela | 1/25/2013, 6 a.m.
Hispanos viajaron de lejos para ver a Obama jurar
De izq. a der. Carol Orellana, Elizabeth Orejuela, Juan Villalobos y Luis Vallejo, hicieron un viaje relámpago, de desde Connecticut. Partieron a las 12am llegaron a DC a las 8am y se regresaron a las 4pm. | Milagros Meléndez-Vela

El deseo de ser parte de la historia de este país motivó al peruano Luis Vallejo y a otros tres jóvenes hispanos a emprender un viaje “relámpago” en bus, el lunes 21 de enero,

photo

Estudiantes de la Alisal High School, en Monterey llegaron a DC como parte de una delegación, de 70 alumnos y maestros.

desde Connecticut hasta DC para presenciar la juramentación del presidente Barack Obama, en su segundo mandato.

Tras ocho horas de viaje en la madrugada, caminaron cuadras y cuadras para llegar al National Mall desde el estadio RFK, mezclándose entre la multitud y viviendo de cerca la segunda toma de posesión del primer presidente afroamericano, quien fue reelecto.

Y, esa misma tarde tomaron el bus de regreso a Connecticut. “En 2009, me lo perdí y ahora como sea tenía que estar aquí. Y a pesar de que sólo fuera un viaje de un día y de que pasáramos mala noche, frío y cansancio, vivimos de cerca un momento histórico”, expresó Vallejo, un “dreamer” de 25 años.

Obama juramentó ante una multitud de más de 900 mil personas, la mitad de los 1,8 millones que colmaron el National Mall en 2009, pero con el mismo entusiasmo que antes. Las banderas se alzaron apenas Obama entró a la explanada del Capitolio en donde se realizó la ceremonia, a las 11:30 am.

Vallejo viajó acompañado de Juan Villalobos, de El Salvador; Carol Orellana, de Perú y Elizabeth Orejuela, nacida en Connecticut de padres peruanos.

Los amigos se emocionaron al escuchar los acordes marciales que recibieron al mandatario, que ganó en noviembre con un enorme apoyo de los votantes hispanos: 71 por ciento.

Para Orellana y Orejuela la experiencia fue única. Cuando recién habían bajado del bus, no sabían lo que les esperaba. No tenían un ticket ni sabían cuán llena estaría la zona para el público en general, en el Mall.

Los oficiales de información les habían dicho que a medida que se llenara la explanada, se iban a cerrar las cuatro entradas. “Yo dije me conformo con ver a Obama desde lejos como si fuera un puntito”, bromeó Orellana.

Pero finalmente, el grupo consiguió estar bastante cerca de la zona que le seguía a las personas con tickets.“Pudimos ver todo”, comentó emocionada.

A Villalobos le impactó el discurso de Obama, en donde enfatizó sobre el tema migratorio al igual que el del control de armas.

“Esperamos que esta vez cumpla con su promesa de lograr una reforma migratoria”, dijo al señalar que tiene puestas sus esperanzas en un cambio de ley.

Otros jóvenes latinos que también llegaron desde muy lejos para ser espectadores de la toma de posesión fueron seis estudiantes de una secundaria en Salinas, California.

“Nosotros vinimos como parte de un grupo de 70 estudiantes de California y somos los únicos representantes del condado Monterey”, manifestó Betsy Mendoza, de 17 años.

Los jóvenes pertenecen a la escuela Alisal y forman parte de una delegación de estudiantes y maestros que llegaron el viernes 18 y regresó el martes 22.

A diferencia de los jóvenes de Connecticut que pagaron por el bus $30 por el viaje relámpago, los estudiantes de California aportaron $1.800 por el vuelo hacia Washington y estadía.

“Hicimos varias actividades de recaudación de fondos”, expresó Giancarlo Pozo, de 16 años.

Ninguno de los chicos pudo votar en noviembre porque no cumplen con el requisito de la edad. Pero dicen que participaron en campañas que ayudaron a la reelección del presidente.

“Obama es un presidente sensible a todas las comunidades”, dijo Gladys Bocanegra.

Pese a que Washington no recibió a la misma multitud de turistas que albergó en 2009, el día de la ceremonia pública el sistema de Metro se llenó por completo, llegando a casi el millón de viajes.

Al terminar los días festivos los aeropuertos experimentaron gran congestionamiento. Las autoridades pidieron a los viajeros llegar con 3 y 4 horas por adelantado.