Quantcast
El Tiempo Latino
6:28 a.m. | 4/24/2014 | 46°

Senadores revelan plan migratorio

Contempla la legalización a los indocumentados

Redacción, AP | 1/28/2013, 3:10 p.m.
Senadores revelan plan migratorio
El senador demócrata Bob Menéndez sorprendió a todos durante la conferencia de la reforma migratoria cuando habló español el lunes 28 de enero. | AP

Washington- Líderes demócratas y republicanos del Senado han logrado pactar una serie de directrices que servirán como guía para una eventual reforma migratoria este año y que incluirá la legalización de la población indocumentada, según lo informaron durante una rueda de prensa el lunes 28 de enero.

El documento describe en cinco páginas los cuatro pilares básicos para un plan reformista: una vía "dura pero justa" para la legalización de los indocumentados; una reforma del sistema de visas; un sistema "eficaz" de verificación de estatus migratorio de los empleados, y un proceso "mejorado" para controlar futuros flujos migratorios.

El documento, fruto de intensas negociaciones a puerta cerrada tras los comicios de 2012, será divulgado en una rueda de prensa esta tarde en el Capitolio.

"El siguiente paso será redactar un proyecto de ley, pero es significativo tener la cooperación de gente como el senador republicano John McCain. Si logra reunir los votos (de la oposición) para aprobar la reforma, eso cimentará su legado en el Senado", dijo a Efe una fuente demócrata del Senado, que pidió el anonimato.

Se trata del primer gran esfuerzo reformista desde 1986, cuando el entonces presidente republicano Ronald Reagan promulgó una "amnistía" que legalizó a tres millones de indocumentados.

Los esfuerzos de 2006 y 2007 fracasaron por falta de consenso pero una amplia coalición de grupos cívicos, religiosos y empresariales presiona al Congreso a que resuelva el problema.

La nueva declaración de "principios" refleja, en general, los que discutieron en 2010 los senadores Charles Schumer, demócrata por Nueva York, y Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur.

Según el grupo bipartidista detrás de la propuesta, la legalización estará supeditada al reforzamiento de la seguridad fronteriza y un sistema que verifique la salida de quienes se quedan en EEUU con visas vencidas.

Se calcula que hasta un 40% de los indocumentados entraron a EEUU con visas que dejaron caducar.

El "armazón" de la reforma establece más recursos y personal para la Patrulla Fronteriza, incluyendo un aumento en el número de aviones no tripulados y equipos de vigilancia contra los cruces ilegales, entre otros elementos.

También propone crear una comisión de líderes políticos y comunitarios para "vigilar" el cumplimiento de ciertos hitos en la seguridad fronteriza; restricciones a los beneficios públicos para aquellos en proceso de legalización; y visas para extranjeros con posgrado de universidades estadounidenses en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Salvo los indocumentados que llegaron al país cuando eran menores de edad -los denominados Dreamers- y los trabajadores agrícolas, el resto de los extranjeros clandestinos tendrá que "ponerse en cola" para realizar los trámites.

Para el empresariado, el documento indica que se permitirá a las empresas "contratar a inmigrantes si logran demostrar que no pudieron contratar a un estadounidense para llenar vacantes y que el inmigrante no desplazará a trabajadores estadounidenses".

Además de Schumer y Graham, el grupo negociador del Senado incluye a los demócratas Dick Durbin, de Illinois, Bob Menéndez, de Nueva Jersey, así como a los republicanos McCain y Jeff Flake, de Arizona, Michael Bennet, de Colorado, y Marco Rubio, de Florida.