0

Obama y legisladores chocan por autoridad de NSA

El gobierno de EE.UU. se enfrentó con los legisladores en torno para poner fin a la autoridad del gobierno de recolectar los registros telefónicos
El general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, se presenta ante la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado para una audiencia sobre su reelección al puesto más alto del ejército, en el Capitolio, en Washington.

El general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, se presenta ante la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado para una audiencia sobre su reelección al puesto más alto del ejército, en el Capitolio, en Washington.

WASHINGTON— El gobierno de Barack Obama se enfrentó el martes 23, de julio con los legisladores en torno a los esfuerzos para poner fin a la autoridad del gobierno de recolectar los registros telefónicos de millones de estadounidenses, propuesta que expuso profundas divisiones entre los congresistas.

En momentos en que se avecina la votación sobre la modificación de un proyecto de ley por 598.300 millones de dólares para financiar a las fuerzas armadas, la Casa Blanca encendió las alarmas sobre una medida para poner fin a la autoridad de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) bajo la llamada Ley Patriota, lo que evitaría que el organismo de vigilancia secreta recolecte los registros a menos que un individuo esté bajo investigación.

Por lo cual, en un inusual movimiento de cabildeo de último momento, el general Keith Alexander, director de la NSA, viajó al Capitolio para instar a los legisladores a oponerse a la enmienda en sesiones separadas, a puerta cerrada, con republicanos y demócratas.

"Nos oponemos a los esfuerzos en curso en la Cámara de Representantes para desmantelar a toda prisa una de las herramientas antiterroristas de nuestra comunidad de inteligencia", dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, en un comunicado. "Este enfoque abrupto no es el producto de un proceso informado, abierto o deliberativo".

Carney dijo que el presidente Obama todavía mantiene una actitud abierta para abordar los problemas de privacidad que se dieron a conocer a raíz de los documentos filtrados el mes de junio de 2013 por Edward Snowden, ex-analista de sistemas de la NSA, que revelaron la enorme dimensión de la vigilancia telefónica y de internet que efectúa la agencia. Pero dijo que Obama quiere un enfoque que sopese correctamente cuáles herramientas de inteligencia funcionarían mejor para mantener a salvo a Estados Unidos.

La propuesta presentada por el representante republicano Justin Amash encaja con otra enmienda a la ley de defensa encaminada a recortar los fondos para la NSA. Es probable que la cámara baja someta a votación las enmiendas el miércoles 24, de julio.

Lo cual, el intenso debate sobre la privacidad y la seguridad nacional ha dividido al Congreso más allá de las líneas partidistas que suelen caracterizar las luchas legislativas, especialmente en la Cámara de Representantes.