0

EE.UU: Desclasifica documentos de espionaje

Uno de los documentos es la orden primaria para la recolección de registros telefónicos de individuos
Imagen que muestra varios cables de red sobre el logotipo dela Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.

Imagen que muestra varios cables de red sobre el logotipo dela Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.

Washington- El director nacional de inteligencia de EE.UU., James Clapper, autorizó la desclasificación de tres documentos relacionados con el polémico programa de registros telefónicos revelado por el ex-técnico de la CIA Edward Snowden, informó el miércoles, 31 de julio su oficina.

"En aras de una mayor transparencia, el director nacional de inteligencia ha autorizado la desclasificación y publicación de documentos relativos a la recolección de datos telefónicos conforme a la Sección 215 de la Ley Patriota", señaló la oficina de Clapper en un comunicado.

Uno de los documentos desclasificados es la orden primaria para la recolección de registros de individuos amparada en la Sección 215 de la Ley Patriota.

Lo cual, esa ley amplió los poderes policiales del Gobierno de Estados Unidos tras los atentados terroristas de septiembre de 2001.

La ley fue firmada por el entonces presidente, George W. Bush, en octubre de 2001 y nació con el objetivo de fortalecer a EE.UU. "mediante la provisión de las herramientas apropiadas para interceptar y obstruir el terrorismo".

Los otros dos documentos desclasificados son sendas cartas de 2009 y 2011 de reautorización del programa de recolección de datos amparado en la Ley Patriota.

Snowden filtró a dos diarios en junio de 2013 detalles de ese programa y de otro llamado PRISM, que permite a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) ingresar en los servidores de nueve de las mayores empresas de internet estadounidenses para espiar contactos en el extranjero de sospechosos de terrorismo.

A raíz del escándalo desatado por sus revelaciones, el presidente de EE.UU., Barack Obama, defendió esos programas pero prometió mayor transparencia y abrir un debate sobre cómo lograr un equilibro entre la seguridad nacional y el respeto a la privacidad.