Quantcast
El Tiempo Latino
10:13 a.m. | 74° 9/26/2018

Guerrilla colombiana pide aplazar las elecciones


Gobierno de Santos rechaza rotundamente la propuesta

EFE | 6/11/2013, 1:53 p.m.
Guerrilla colombiana pide aplazar las elecciones
El presidente de Colombia Juan Manuel Santos. | EFE

Las FARC inauguraron el martes 11 de junio en La Habana el debate sobre su participación política con la propuesta de aplazar un año las elecciones en Colombia y convocar una Asamblea Constituyente, planteamiento que el Gobierno de Juan Manuel Santos rechazó rotundamente.

Tras cerrar el 26 de mayo un acuerdo sobre la delicada cuestión de la tierra, Gobierno y guerrilla volvieron este martes a la mesa de negociación instalada en Cuba para comenzar la discusión sobre el segundo y no menos complejo punto de la agenda del proceso: la transformación de las FARC en un movimiento político legal cuando se alcance la paz definitiva.

Y la primera "aportación" de la guerrilla fue proponer que el Gobierno de Colombia aplace un año, y sin reelección presidencial, los comicios previstos para 2014, con el objetivo de "anteponer el interés colectivo de la paz a cualquier otra circunstancia que enrarezca el fin que nos ha convocado en La Habana".

Como ya han defendido en numerosas ocasiones, las FARC piden convocar una Asamblea Constituyente "para encontrar una verdadera solución al conflicto con la decisiva participación del pueblo", según una declaración leída ante los medios por Iván Márquez, alias de Luciano Marín Arango, número dos de la insurgencia y jefe de su equipo negociador.

Preocupada por los plazos que plantea el Gobierno para culminar estas conversaciones de paz, a las FARC les inquieta que el proceso electoral en Colombia "maltrate, marchite o aniquile para siempre las esperanzas de reconciliación".

"Nos preocupa ese molesto chasquido del látigo del tiempo y de los ritmos en manos del Gobierno que está fastidiando el diálogo y la construcción del acuerdo", señaló Iván Márquez.

La propuesta de las FARC tuvo una inmediata respuesta desde el equipo negociador del Gobierno, que rechaza un aplazamiento electoral y que instó a la guerrilla a que se concentre en la agenda pactada para los diálogos.

"No debemos distraernos en propuestas que poco contribuyen a la claridad como ocurre con la supuesta prolongación del periodo de los elegidos. Eso no va, una Constituyente no va", aseveró Humberto de la Calle, líder de la delegación gubernamental ante los medios de comunicación en La Habana.

También pareció responder a la inquietud de las FARC sobre los plazos del diálogo al señalar que existe un "creciente apoyo de los colombianos a este proceso" de paz y "para incrementarlo tenemos que producir resultados".

"Es la sociedad la que lo exige. No se trata de un capricho ni de un deseo de presionar a nuestra contraparte", añadió De la Calle.

Sobre la nueva fase que abre la mesa de negociación con la discusión sobre participación política, De la Calle recordó que la transformación de los alzados en armas en un movimiento político legal es un "elemento común" en todos los procesos de paz tanto colombianos como en los realizados en otros países.

En este caso, se trata de encontrar el modo de "abrir un camino para que las FARC se transformen en un movimiento político y se inserten en la democracia con el pleno ejercicio de sus derechos, pero también de sus deberes", explicó.