Quantcast
El Tiempo Latino
6:52 a.m. | 54° 10/17/2018

Adiós y honor a líder en DC


La comunidad de Washington despide a Ángel Luis Irene en una emotiva ceremonia religiosa

Milagros Meléndez-Vela | 6/21/2013, 11:17 a.m.
Adiós y honor a líder en DC
MISA. Luis Irene, hijo del fallecido Ángel Luis Irene (retrato) recuerda la vida de su padre, el martes 18 en la misa realizada en la iglesia Sagrado Corazón. | Milagros Meléndez-Vela/ETL

Hubo lágrimas, sonrisas, anécdotas y una iglesia llena en la misa del martes 18 que rindió tributo a Ángel Luis Irene, un activista conocido en DC, que deja un legado de 40 años en la ciudad y un vacío en el liderazgo de la comunidad latina de la capital.

El lunes 10, Irene sucumbió a los 65 años a un cáncer renal en un centro “hospice” de Florida, estado en donde recibió tratamiento tras que a fines de 2012 fuera diagnosticado con la enfermedad. Su cuerpo fue incinerado.

En la primera fila de la misa del martes 18 en la iglesia Sagrado Corazón, de DC, estuvieron sentados su esposa Rayza, y sus dos hijos, Luis y Miguel. Pero también a unos pasos, en las primeras bancas se ubicaron decenas de adultos mayores a quienes Irene llamó con cariño “los abuelitos”, y por quienes el activista luchó en los últimos nueve años desde que asumió la dirección de Vida Senior Centers, antes conocido como EOFULA.

“Ángel Luis Irene nos deja un gran legado, un modelo de trabajo con todas las comunidades y un ejemplo de pasión y lucha”, expresó en su homilía el padre Moisés Villalta.

“Alguna vez le pregunté ‘¿cuándo te lanzarás como candidato para concejal ?’ Seguro que serás el primer latino”, comentó el sacerdote, quien es párroco de la iglesia.

Originiario de Puerto Rico, Irene, de 65 años, llegó a DC a principios de los años 70 y trabajó en el campo de servicio social y del activismo para lograr la visibilidad de la comunidad latina en la capital.

En 1974, sirvió como el primer asistente social hispano del Capítulo de DC de la Cruz Roja. En 1977 se convirtió en el primer asistente latino de un delegado de DC en el Congreso. Luego, entre 1979 y 1981 asumió la dirección ejecutiva del desaparecido Consejo de Agencias Latinas de DC. Más tarde, trabajó para la Oficina de Personal de DC y en el establecimiento del nuevo Departamento de Vehículos Motorizados (DMV).

En 2004 asumió la dirección de Vida Senior Centers, único centro especializado en los abuelitos latinos.

En el servicio religioso del martes, su hijo Luis dio a conocer detalles personales de la vida de Irene que muy pocos conocían.“Mi padre viene de un pueblo muy pequeño de Puerto Rico en donde no había ni fluido eléctrico y en donde caminaba 5 kilómetros para ir a la escuela”, dijo al enfatizar sobre sus raíces, carácter y pasión por hacer las cosas.

Contó anécdotas graciosas sobre la vida de su padre como la declaración de amor hacia su madre, a quien conoció en DC, hace más de 32 años, y a quien “persiguió” por varias semanas. “Mi padre siempre me decía ‘una esposa feliz, una vida feliz’”, recordó.

En la misa y recepción, además de los “abuelitos”, acompañaron a la familia representantes del Gobierno de DC y activistas.