Quantcast
El Tiempo Latino
9:00 p.m. | 10/31/2014 | 54°

Nueva norma del perdón migratorio


A partir del lunes 4, los inmigrantes pedidos por familiares ciudadanos no tendrán que salir del país

Milagros Meléndez-Vela | 3/3/2013, 6 a.m.
Nueva norma del perdón migratorio
CIUDADANOS. Sólo los inmigrantes naturalizados, como los que juramentan en la imagen, pueden solicitar el perdón provisional aquí para sus familiares. | AP

DETALLES IMPORTANTES

Quiénes califican al perdón provisional aquí y quiénes no:

PARA CALIFICAR.

• Deben ser inmigrantes indocumentados que están tramitando la residencia permanente a través de un familiar directo que sea ciudadano. (cónyuge, hijo o padre).

• Debe ser beneficiario de una petición de visa de inmigrante aprobada (I-130) la cual clasifica a la persona como un pariente inmediato de un ciudadano estadounidense.

• Deben tener al menos 17 años de edad.

• Deben estar presentes físicamente en los Estados Unidos a la hora de solicitar el beneficio y someterse a las pruebas biométricas.

• No deben tener ninguna falta que los haga inadmisibles para que puedan reingresar al país con una visa.

• Deben demostrar que negarle la residencia permanente resultaría en dificultades “extremas” a un esposo o padre que es ciudadano de los Estados Unidos.

• Debe estar trabajando activamente en el proceso de solicitar una visa de inmigrante y ya le ha pagado al Departamento de Estado de los Estados Unidos (USDOS) la cuota para procesar tal visa.

NO CALIFICAN. Personas que están en el exterior.

COSTO. Se usará el formulario I-601A, Application for Provisional Unlawful Presence Waiver. El trámite tendrá un costo de $585 más $85 por las huellas digitales.

Washington, DC.- A partir del lunes 4, miles de indocumentados que están solicitando una residencia permanente a través de un familiar ciudadano se verán beneficiados con una medida migratoria que allana el camino a su “green card” sin verse obligados a separarse por largo tiempo de sus seres queridos.

Se trata de una nueva regulación del Departamento de Seguridad Interna (DHS por sus siglas en inglés) que permite a éste grupo de inmigrantes solicitar aquí —sin salir a sus países de origen— el perdón provisional que los alivia del castigo de 3 y 10 años fuera de Estados Unidos.

Desde 1996, cuando un indocumentado trata de solicitar una residencia permanente, el sistema migratorio revisa cuánto tiempo vivió en Estados Unidos sin papeles. Y dependiendo de ello, determina un castigo que los obliga a salir y no ingresar al país por determinado tiempo.

Si es que fueron más de seis meses de estadía sin papeles, entonces deben someterse a un castigo de tres años fuera del país. Y si fueron más de 12 meses, el castigo representa 10 años sin poder ingresar a Estados Unidos.

“Hasta antes del 4 de marzo, el inmigrante que pide su residencia mediante un familiar directo que sea ciudadano debe salir a su país de origen y allí tramitar el perdón provisional. No es un proceso rápido ni fácil”, explicó el miércoles 27 a El Tiempo Latino, la abogada, especialista en inmigración, Claudia Flower. “A veces pueden tardarse meses afuera o años”, dijo.

Precisamente en Falls Church, Virginia, un joven hondureño de 16 años, quien prefirió no dar su nombre a El Tiempo Latino, dijo que su madre está esperando casi 6 años para regresar.

“Ella está casada con mi padrastro que es un americano, pero para arreglar papeles tuvo que salir a Honduras. Desde allí pidió el perdón, pero hubo una falla en el proceso y tuvo que aplicar de nuevo, pero hasta ahora no tiene respuesta”, explicó el joven.

Y es que cuando el inmigrante solicita el perdón provisional (“waiver” en inglés) debe probar que la separación de su familiar le ocasionaría un “perjuicio extremo” al ciudadano que lo pide. Este perjuicio puede ser económico, de salud o humanitario, entre otros.

La medida que entra en vigor a partir del lunes 4, permitirá al indocumentado iniciar los trámites de regularización sin tener que abandonar el país, aunque en las etapas finales de la tramitación, sí lo tendrá que hacer. Deberá ir a su país para recoger su visa personalmente. Después entrará a EE.UU. completamente legal.

“Esta medida está diseñada para evitar que los ciudadanos estadounidenses pasen por grandes apuros y separados de su familia por mucho tiempo”, aseguró el director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, Alejandro Mayorkas, quien dijo que en ocasiones el tiempo de separación podría ser de sólo una semana.

Sin embargo, el beneficio no aplica para las personas que ya salieron del país. “Es lamentable. Mi madre tendrá que seguir esperando”, dijo el joven hondureño.