Quantcast
El Tiempo Latino
12:07 p.m. | 72° 10/20/2017

El dilema de dar o no antibióticos


Directrices avalan limitar su uso en infecciones comunes, pero muchas mamás no lo aceptan

El Tiempo Latino/Redacción | 11/24/2013, 11:18 a.m.
El dilema de dar o no antibióticos
OIDOS. Sugieren no utilizar antibióticos hasta estar seguros de que se trata de una infección bacteriana. | AP

Un estudio divulgado el lunes 18 advierte sobre los riesgos del uso excesivo de antibióticos para tratar ciertas infecciones en niños, como la de oídos, sinusitis y garganta, que en parte pueden estar contribuyendo a una mayor resistencia a estos medicamentos.

El informe, realizado por la Academia Americana de Pediatría (AAP) en coordinación con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), señala la necesidad de ser más “responsables” con la prescripción de antibióticos para tratar este tipo de infecciones.

“Nuestro botiquín de medicinas se está quedando vacío de antibióticos para tratar infecciones”, declaró el director de los CDC, Tom Frieden.

Según el reporte, cada año cerca de 10 millones de niños toman antibióticos que no sirven para tratar las condiciones respiratorias que padecen, ya que muchas de estas infecciones son causadas por un virus y no deben ser tratadas con estos medicamentos.

Un estudio de los CDC divulgado en septiembre de 2013, encontró que más de dos millones de personas en el país padecen cada año de infecciones que son resistentes a los antibióticos y al menos 23.000 mueren a causa de éstas. De acuerdo con las autoridades sanitarias, el uso inapropiado de antibióticos de forma generalizada y en exceso ha generado bacterias resistentes a este tipo de medicamentos.

El informe recomienda a los médicos determinar la probabilidad de que existe una infección bacteriana antes de recetar antibióticos.

Los CDC recomiendan evitar el uso de antibióticos para combatir infecciones virales, como resfriados o la mayoría de los dolores de garganta, entre otros.

Algunas mamás como Telma Álvarez, que vive en Silver Spring, Maryland, no está de acuerdo. Su hijo Esteban, ahora de 6 años, padeció entre los 2 y 4 años una serie de infecciones en el oído, conocida como otitis, por la que debían correr al doctor cada dos por tres.

Y justamente las infecciones de los canales auditivos son consideradas por los nuevos lineamientos como un ejemplo a revisar. Sin embargo, Álvarez asegura que con su hijo esperar por una dosis significaba mucho llanto y dolor, “un dolor realmente insoportable”, aseguró a El Tiempo Latino.