0

Hora cero para Obamacare en DC

ASISTENCIA. La salvadoreña Gladys Mendoza se beneficiará de la expansión del Medicaid bajo el Obamacare.

ASISTENCIA. La salvadoreña Gladys Mendoza se beneficiará de la expansión del Medicaid bajo el Obamacare.

Familias latinas están tomando conciencia sobre el inicio, a partir del 1 de octubre, de la etapa de inscripciones sobre seguros médicos bajo la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA por sus siglas en inglés), también conocida como la reforma de salud u Obamacare.

Una de ellas es la salvadoreña Gladys Mendoza, de 31 años, casada y con dos hijos, quien se beneficiará con la ampliación del programa Medicaid a personas de bajos recursos.

Mendoza dijo a El Tiempo Latino, el martes 17, que primero se acogió al programa de seguro de “DC Alliance” y que ahora accede a los beneficios del Medicaid.

“Tuve que esperar cinco años para lograr ese beneficio”, sostuvo Mendoza con respecto al requisito que deben esperar los residentes legales para solicitar beneficios federales. Mendoza, quien llegó de El Salvador hace seis años, dijo sentirse agradecida por la cobertura de salud que tiene en estos momentos.

La ampliación de la cobertura bajo la Ley ACA aumentará el número de estadounidenses con seguro médico, en especial los hispanos, de acuerdo con un informe reciente del Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

El mayor aumento de cobertura para los latinos sería a través de Medicaid y el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP).

Bajo la reforma de salud, los programas públicos—que actualmente proporcionan cobertura a más de una cuarta parte de todos los latinos (y la mitad de los niños latinos)—cubrirían a una tercera parte de todos los hispanos menores de 65 años.

Por su parte, el gobierno federal, en conjunto con las autoridades estatales y locales están asignando fondos en la capacitación a personal bilingüe para que ayude en el proceso de inscripción a los seguros privados.

El “DC Health Benefit Exchange Authority”, entidad encargada de los programas de intercambio de los planes médicos, seleccionó recientemente al centro materno infantil Mary’s Center, con clínicas en el Distrito de Columbia y en Maryland, como una de las 35 organizaciones comunitarias aptas para recibir fondos para ayudar con la inscripción a planes médicos bajo la nueva ley. Mary’s Center recibirá un total de $720.000 entre fondos federales y locales.

“Llevamos 25 años ayudando a la comunidad no sólo a recibir cuidado médico, sino también a buscar opciones de cobertura que hasta el momento han sido bastante escasas para muchas de nuestras familias”, indicó la directora de Mary’s Center, María Gómez.

La directora dijo que “con estos fondos, se abre una puerta para ayudar a encontrar más recursos y para que los residentes del área metropolitana tengan por fin acceso a sus chequeos regulares”.

Tras el proceso de capacitación, los asistentes o “navegadores” ayudarán a muchas personas sin seguro a “navegar” en el proceso de selección de planes médicos, puntualizó.

Una de las personas que está recibiendo capacitación es la salvadoreña Grizelda Mejía, de 22 años. “Siempre he estado interesada en ayudar a la comunidad”, afirmó Mejía, que trabaja como asesora financiera en el Mary’s Center y estudia Trabajo Social en el Trinity College, en Maryland.

El proceso de inscripción concluye a fin de año. A partir de enero entran en vigor las nuevas pólizas de salud con sus beneficios respectivos.

Luego de una capacitación de cinco días, los asistentes recibirán un certificado que los acredita como asistentes especializados, explicó.

Por su parte, Gómez afirmó que el gobierno federal ofrece subsidios para que las familias cuenten con un seguro privado asequible.

“Las autoridades federales serán cuidadosas en cuanto a la verificación de los ingresos de los solicitantes que busquen subsidios para los seguros”, advirtió.

La directora recalcó que el Obamacare excluye a los indocumentados, por lo que el enfoque ahora es lograr que residentes legales y ciudadanos se inscriban en el seguro más adecuado a sus necesidades.

Los que no tienen papeles pueden acceder a los servicios de salud que ofrecen las clínicas comunitarias, aseveró.

“Así se apruebe una reforma migratoria mañana mismo, los potenciales beneficiarios de una legalización tendrían que esperar cinco años para obtener beneficios, pero hay intentos en el Congreso de cambiar esas medidas”, dijo Gómez.

Las personas que ya cuentan con seguro o los que tienen los servicios del Medicaid, no tienen que preocuparse con la inscripción. Una de las ventajas de la nueva ley de salud es que cubrirá servicios de prevención. Además, las compañías no rechazarán nuevas pólizas a personas con condiciones preexistentes de salud, dijo Gómez.

La directora recomendó sobre todo a las personas más jóvenes y saludables a que se inscriban en un plan de salud, para evitar altos costos por imprevistos y a la vez evitar que las compañías eleven las cuotas. Algunas personas saludables podrían optar por pagar un pequeño impuesto por carecer de seguro médico, pero no es lo más recomendable, recalcó.

Gómez comparó esa situación con los que optan por no comprar un seguro de auto, “y justo cuando no tienen seguro les ocurre un accidente”.