Quantcast
El Tiempo Latino
11:53 p.m. | 40° 11/17/2017

El compromiso de una detective


Rosa Ortíz es la experta hispana en la solución de crímenes para la Policía de Arlington en Virginia

Ivonne Alemán Zanatta | 9/27/2013, 12:47 p.m.
El compromiso de una detective
INVESTIGADORA. Rosa Ortíz, la primera detective bilingüe de la Policía de Arlington, ante la Corte de Arlington, Virginia, donde tiene su oficina. | Alfredo Duarte/ETL

Rosa Ortíz estaba en la escena del crimen. El cuerpo de un hombre sin vida se encontraba tirado en una calle de Arlington. Mostraba marcas de haber sido golpeado y herido de muerte con un arma blanca punzo-cortante la cual le perforó el higado. La detective Ortíz sabía que no tenía tiempo que perder. Sin testigos y con pocas pruebas, quería resolver el caso.

El trabajo de Ortíz es investigar y ofrecer, de alguna manera, consuelo y justicia a los familiares de las víctimas. Ella es la primera detective hispana en el departamento de robos y homicidios.

“Desde el 2004, trabajo para la unidad criminal de investigación en Arlington y estoy especializada en los ‘Cold Cases’. Son casos estresantes, difíciles. Las primeras 72 horas son cruciales. Debemos conseguir evidencias, y dependemos mucho de la cooperación del público”, dijo la detective a El Tiempo Latino.

Ortíz, de 51 años, es puertorriqueña nacida en Nueva York. En 1984, vino por primera vez al Norte de Virginia y en 1994 se instaló en Alexandria.

“Originalmente estudiaba medicina en la universidad. Trabajaba como asistente de farmacia y trabajé para varios hospitales en Washington y Virginia”, recordó.

En una ocasión, un oficial le dijo que aplicara para el departamento de Policía.

“Me sembraron la ‘semilla’ e investigué sobre las oportunidades de trabajo. Apliqué en diferentes departamentos. En 1991, Arlington me llamó. Tengo la fortuna de hablar inglés y español y en ese entonces se necesitaban oficiales bilingües”, comentó.

Después de un año de entrenamiento, a Ortíz la llamaron para asistir en un caso de homicidio.

“Los primeros 7 años, los hice en la unidad, recibiendo llamadas y usando uniforme. En 1999, decidí ponerme en proceso para la unidad de crímenes contra niños, violaciones y abusos domésticos”, señaló y dijo que se siente “realizada” cuando soluciona casos y logra “que los niños sean los menos afectados”.

Con el fin de seguir adelante en su carrera, en el 2004, Ortíz decide hacer una tranferencia para la unidad de robos y homicidios de la Policía de Arlington.

“Fui de las escogidas para la posición de detective. En aquel entonces había algunas otras mujeres compitiendo, pero yo fui la primera detective bilingüe”, comentó.

Conocimiento, perseverancia, paciencia y prestar atención a los pequeños detalles es fundamental en su trabajo.

“Algunas veces recibimos llamadas telefónicas anónimas, e incluso los mismos culpables se entregan porque la conciencia ya no los deja vivir en paz”, explicó.

La detective Ortíz dijo que la comunidad hispana necesita educarse. “Hay que saber que en cada acto que se realiza, existen consecuencias. Los inmigrantes deben mejorar la imagen y la cultura. Por ejemplo, comprar un auto sabiendo que no cuentan con una licencia válida, o lo registran bajo el nombre de otra persona conlleva consecuencias. La solución a esto es decir ‘no’, dar la media vuelta y alejarse”, aconsejó.

Ortíz dijo que su trabajo es compromiso: “no importa la hora, o si tienes un evento familiar. Si te llaman debes acudir, viajar, dejar la vida personal a un lado para dedicarte a investigar un incidente el cual le puede dar paz y tranquilidad tanto a las familias como a la sociedad”, concluyó.