0

Un sabor a la medida

Morela Colina pasó de abogada a chef. Bodas y quinceañeras son una de sus especialidades
CHEF. Morela Colina trabaja al gusto de novios o quinceañeras, ajustando sabores y organizando los eventos.

CHEF. Morela Colina trabaja al gusto de novios o quinceañeras, ajustando sabores y organizando los eventos.

“Mis trajes son a la medida”, aseguró Morela Colina, chef venezolana fundadora de Morela´s Ají Dulce Catering. “Siempre doy las opciones y el cliente escoge. Las fiestas de 15 son más informales que los matrimonios, pero si hay un grupo grande de adultos se hace un menú formal para ellos”.

Antes de darse cuenta de que la cocina era su vocación y su pasión, Colina ejerció durante casi 10 años como abogada en Barquisimeto, ciudad donde nació, hasta que los problemas políticos de su país convirtieron a la abogacía en una profesión de riesgo. Así fue como en 2003 se tomó un año sabático, y se dedicó a estudiar pastelería, y luego, cocina francesa en Caracas. Al poco tiempo la contrataron como chef.

“Allí aprendí a trabajar para mucha gente, y me di cuenta de que me encantaba la cocina. Así monté mi propia empresa en Venezuela”. Pero el destino hizo que tuviera que hacer el servicio de catering para la despedida de unos compatriotas que se mudaban a Washington, y la entusiasmaron para que viniera a probar suerte.

Hoy Colina es contratada tanto para las celebraciones del Día de Acción de Gracias como para las bodas o las fiestas de 15. También es famosa por sus hallacas y los panes de jamón, típicos de fin de año.

“La comida para una boda puede tener dos tipos de carnes y guarniciones”, comentó. “Con un presupuesto limitado se puede hacer un plato único y también un buffet. En invierno se comen más guisos y en verano cosas frescas”.

Colina acostumbra a poner una mesa de dulces en las bodas porque considera que el pastel no sustituye al postre. Por lo general propone un despliegue de mini postres.

Los costos de las cenas de bodas o quinceañeras pueden oscilar, según el menú, entre $100 y $20 por persona. Pero con menos de $75 se puede hacer una buena cena. El precio promedio podría considerarse alrededor de los $30.

En la era de la tecnología, las quinceañeras y las novias tienen la opción de buscar los servicios que se adecúen más a sus posibilidades a través de sitios de internet como www.decidio.com. Allí ingresan las características de la celebración y el presupuesto disponible. ¿Otro sitio? El de Colina: www.ajidulcecatering.com.

“Hay gente que no tiene tiempo de estar buscando presupuestos”, dijo Colina, y en estos sitios, son los proveedores los que los buscan a ellos. “Mi experiencia es trabajar por recomendación. Es más fácil porque hay más confianza de parte del cliente”, aseguró.

La mayoría de los servicios de catering recomiendan hacer reservaciones con un mínimo de dos meses, y si la fiesta es entre noviembre y diciembre hay que hacerlo con más anticipación porque se superponen las cenas del día de Acción de Gracias y de Navidad.

Colina organiza un primer encuentro con el cliente para conocer el plan: menú, el tipo de fiesta, y luego, hace una visita al lugar donde se realizará la celebración. “Siempre quiero estar segura de que puedo cocinar en el lugar o si tengo que llevar todo hecho”, comentó. “También los ayudo con la logística de la cena y con la decoración de las mesas”.