Quantcast
El Tiempo Latino
4:51 p.m. | 49° 11/20/2018

Corazón contra las deportaciones


Manifestaciones y huelgas de hambre ante la Casa Blanca y el Capitolio

4/10/2014, 2:30 p.m.
Corazón contra las deportaciones
Mujeres y aliados porla reforma migratoria se manifestaron y ayunaron el 8 y el 9 de abril ante el Capitolio y la Casa Blanca. | Alfredo Duarte Pereira para ETL

La carpa instalada frente al Capitolio, donde un centenar de mujeres ayunó por 48 horas por una reforma migratoria en una protesta que concluyó el miércoles 9, se llenó de corazones rojos hechos de papel con mensajes que buscaban ablandar la postura de los legisladores que se niegan a darle un respiro a los indocumentados.

Se manifiestan contra deportaciones

Naira Zapata inició el martes 8 de abril una huelga de hambre ante la Casa Blanca por la reunificación familiar y contra las deportaciones.

Lenin Nolly Para ETL

Naira Zapata inició el martes 8 de abril una huelga de hambre ante la Casa Blanca por la reunificación familiar y contra las deportaciones.

“Los corazones significan el amor. Los congresistas deben pensar en las familias y hacer lo correcto para asegurar que estas familias sigan unidas, ellos tienen el poder y deben usar su corazón para tomar una decisión”, dijo la activista Mónica Ramírez.

Valentina Stackl, nacida en Austria y de origen chileno, dijo que los corazones no tienen un lado femenino “porque todos tenemos corazón, somos humanos, aunque las mujeres somos el centro de nuestras familias”.

“Somos las mamás, las hijas y las hermanas”, afirmó por su parte Wendy Cervantes, quien aseveró que su objetivo es “asegurar que ningún niño tenga que vivir con el temor de perder a uno de sus padres” debido a las deportaciones.

Tres cuartas partes de los inmigrantes en Estados Unidos son mujeres y niños, y las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas por las deportaciones y el retraso en la tramitación de las visas familiares, muchas veces las únicas visas disponibles para ellas, según un informe del Centro de los Derechos del Migrante, con sede en Baltimore, Maryland.

Por otro lado, frente a la Casa Blanca se mantienen en huelga de hambre “hasta que el cuerpo aguante” la joven estadounidense Cynthia Díaz, de 18 años, y la mexicana Naira Zapata, madre de dos hijos, quienes están sufriendo en carne propia el dolor de la separación de sus seres queridos. La mamá de Díaz está en proceso de deportación y el esposo de Zapata fue deportado.

En la huelga de hambre también participa José Valdez, quien pidió la liberación de su hijo Jaime, de 31 años, recluido en Arizona.

Los manifestantes insisten en que el presidente Obama tiene la autoridad de tomar medidas administrativas para frenar las deportaciones, como ya lo hizo en 2012 con jóvenes indocumentados que llegaron de niños a Estados Unidos, debido a que sigue estancado en el Congreso un proyecto de ley para la legalización de millones de indocumentados.

En lo que parece un paso hacia el diálogo para alcanzar esa meta, el secretario de Seguridad Interna (DHS), Jeh Johnson, cuya agencia es responsable de las leyes migratorias, se reunió el miércoles 9 con miembros del Grupo de Congresistas Hispanos (CHC).

La reunión trató de “la aplicación efectiva y sensible de nuestras leyes de inmigración, incluyendo la actual revisión de la manera que el DHS pueda aplicarlas con mayor sensibilidad dentro de los confines de la ley”, indicó Johnson en un breve comunicado luego de la reunión con los legisladores latinos.