Quantcast
El Tiempo Latino
1:39 p.m. | 87° 8/21/2017

En Busch Gardens la diversión no tiene límites


Es un gigantesco parque temático en Williamsburg, VA

Miguel Guilarte | 8/8/2014, 12:56 p.m.
En Busch Gardens la diversión no tiene límites
La montaña rusa Griffon es una de las atracciones más populares del parque temático Busch Gardens Williamsburg en Virginia. | Margaret Guilarte-Silva para ETL

En el parque temático Busch Gardens Williamsburg hay diversión y atracciones para todos los gustos.

Decorado en toda su extensión al viejo estilo de los grandes países europeos, Busch Gardens, que cumplirá 40 años en 2015, es una combinación de montañas rusas, espectáculos musicales al estilo Broadway, restaurantes y más de 50 atracciones mecánicas para toda la familia, en las que la diversión no tiene límites.

El parque está localizado en el condado de James City, en Virginia, a unas tres millas al sureste del histórico Williamsburg. Es muy popular por sus electrizantes montañas rusas, entre ellas Griffon, Alpengeist y el famoso Apollo's Chariot, ganador en 2012 del cuarto lugar entre los mejores en su estilo por la publicación Golden Ticket Awards.

Sus extensas instalaciones abarcan unas 160 hectáreas y están divididas en países, cada uno con un estiló exclusivo de música y comida. Las atracciones en cada sección del parque están decoradas y se relacionan con el país en el que están localizadas. También hay un área llamada Jack Hanna's Wildlife Reserve en la que convive una variedad de especies silvestres, incluidos lobos grises y águilas.

Niños y adultos se confunden caminando por las calles de Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Escocia e Irlanda o viajando en alguna de las dos atracciones que circulan alrededor del parque. Ellas son el

“Skyride góndola” que transporta a los visitantes en funiculares entre el área infantil de Sesame Street, Aquitaine y Rhinefeld y una réplica de trenes a vapor que viajan entre Heatherdowns, Festa Italia y New France.

Entre las montañas rusas más concurridas se encuentra Verbolten, que arranca desde un centro turístico alemán y hace un recorrido por una autopista. Un desvío inesperado lanza a los visitantes en la selva negra Verbolten y luego de pasar a gran velocidad por la oscuridad del bosque, los carros caen 88 pies hacia el Río Rin. Imperdible.

El Mäch Tower se ubica en el área de Oktoberfest y pasando por Das Festhaus, se llega a esta gigantesca torre en la que un grupo de aventureros se levantan y dan vuelta hacia la estratosfera. De repente, en una ráfaga de viento y gritos, se sueltan. Es el recorrido más alto de Busch Gardens. Son 240 pies de adrenalina y emoción pulsante con vistas del parque. Sencillamente no apta para cardíacos.

Montarse en Griffon es una hazaña que no todos pueden realizar. Es una montaña rusa con carros que se desplazan sobre un riel central y quienes van a bordo se sienten sin piso desplazándose a la “velocidad de la luz’. Su nombre Griffon identifica plenamente a esta atracción al ser una bestia mítica que tiene la fuerza de un león y la velocidad de un águila.

Griffon sube a 61 metros, se coloca sobre el borde y se detiene por unos segundos en los que, suspendido en el aire, se mira totalmente hacia abajo antes de ser lanzado en un ángulo de 90 grados a más de 113 kilómetros por hora). Sólo para valientes y quienes no sufran de vértigo.