Quantcast
El Tiempo Latino
7:16 a.m. | 60° 10/15/2018

Atlético y Real Madrid empatan en la ida


Primer partido de la Supercopa de España finaliza 1-1

8/19/2014, 9:24 p.m.
Atlético y Real Madrid empatan en la ida
El mediocampista del Atlético de Madrid, Raúl García (izq.), festeja con sus compañeros el gol marcado al Real Madrid en las postrimerías del partido de ida de la Supercopa de España realizado el martes 19 de agosto de 2014 en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid. | EFE

El Vicente Calderón decidirá el campeón de la Supercopa de España el viernes 22, tras un empate en una nueva exposición de dos formas distintas de interpretar el fútbol, entre un Real Madrid reactivado por Di María y un Atlético de Madrid al que levantó de la lona Raúl García a dos minutos del final (1-1).

Nada nuevo bajo el sol de un derbi que a su grandeza le añadió en sus últimas reediciones igualdad, gracias al crecimiento del Atlético de Madrid con el 'Cholo' Simeone. Detalles deciden un partido y dictaminarán un campeón para la Supercopa de España tras un duelo de ida en el que el Real Madrid no encontró su fútbol vertical y su rival trabajó a la perfección para destruir, cumpliendo el objetivo marcado con un tanto en el último suspiro.

Habían pasado 87 días de una final de Liga de Campeones inolvidable para ganadores y perdedores, pero sobre el césped pese al cambio de actores en el reparto se mantenía el guión. Toni Kroos aumenta la calidad madridista aunque cerca de Xabi Alonso perdió eficacia. El Real Madrid salió a por el balón, a encerrar a un rival que juega cómodo en ese papel. Poco importa que jugasen de inicio novedades como Siqueira, Saúl o Mandzukic. El estilo es el mismo, la garra ejemplar y la solidaridad en ayudas defensivas de manual.

La dureza rojiblanca de la final de Lisboa marcó el inicio. Amarillas tempraneras a Koke y Siqueira que condicionaban. El Atlético defendía bien, se movía como un acordeón para cerrar espacios. Conseguía borrar del campo en el primer acto a Cristiano Ronaldo, frenar la velocidad de Bale mientras el Real Madrid añoraba la figura de un último pasador como Isco. Un jugador que desequilibrase entre líneas tan ordenadas.

Hasta Mandzukic sacaba balones como un defensa más. El nueve robaba en banda a Modric, despejaba todo los córners y cuando recibía un balón en su zona, que pisó poco para desgracia rojiblanca, lo chutaba a portería. Era el minuto 13 cuando tras un intento desviado de Bale, Casillas respondía al disparo centrado del croata. El difícil reto de igualar a Diego Costa lo inició con un trabajo incesante.

De golpe apareció el Atlético en terreno rival. En Lisboa lo hizo por un error de Casillas, hoy perdonó uno del salvador aquel día del capitán blanco, Sergio Ramos. Controló mal con el pecho siendo último hombre y dejó el esférico a Saúl con campo por delante. Su disparo abajo cruzado no tuvo dificultad para Iker.

La había tenido el conjunto rojiblanco y le tocaba volver a trabajar mientras esperaba su momento. Desconectó la fuente de alimentación blanca y el Real Madrid nunca encontró el camino del peligro ante el rival más incómodo del mundo. Frente a la falta de fútbol se escudó en dar velocidad a la circulación de balón pero un buen pase de Carvajal no encontraba rematador y nadie chutaba desde fuera del área. Modric dejó un intento que acabó en córner y Cristiano se liberó de la banda, para de segundo punta dejar un testarazo desviado.