Quantcast
El Tiempo Latino
12:56 a.m. | 53° 4/22/2018

Familia de náufrago salvadoreño lo creía muerto


José Salvador Alvarenga estuvo a la deriva 14 meses

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 2/5/2014, 7:18 a.m.
Familia de náufrago salvadoreño lo creía muerto
Fotografía del lunes 3 de febrero de 2014 provista por el Departamento de Relaciones Exteriores de las Islas Marshall, de un hombre que se identificó como José Salvador Alvarenga, de 37 años de edad, mientras está sentado en un sofá en Majuro, en las islas Marshall. El hombre fue hallado en el pequeño atolón de Ebon, en el Océano Pacífico. Alvarenga, quien dice ser salvadoreño, dijo a las autoridades que quedó a la deriva tras salir a pescar en la costa mexicana en diciembre de 2012, antes de terminar su odisea, 13 meses después, en las remotas Islas Marshall, a unos 8.800 kilómetros (5.500 millas) de distancia. Dice que sobrevivió comiendo pescado, tortugas y pájaros. | AP

La milagrosa odisea de supervivencia protagonizada por un pescador salvadoreño, que dice estuvo a la deriva en el mar durante 14 meses y medio, se convirtió para sus padres en otro milagro, pues ambos habían perdido contacto con él desde hace ocho años y pensaban que su hijo había muerto hacía tiempo.

La emotiva reacción de los progenitores de José Salvador Alvarenga, de 37 años, fue de una inmensa alegría mezclada con lágrimas luego de recibir dos llamadas telefónicas de su hijo, quien dijo estaba recibiendo atención médica y alimentos. Posteriormente le cortaron el cabello y se afeitó, pero le confesó a su madre que en realidad desconocía dónde estaba.

La familia proporcionó detalles que podrían explicar su supervivencia casi increíble en mar abierto a bordo de un bote que fue descubierto a lo largo de unos 10.400 kilómetros (6.500 millas).

Su padre, José Ricardo Orellana, de 65 años, propietario de una tienda y de un molino de harina en el poblado costero de Garita Palmera, dijo que su hijo es joven, fuerte y robusto, con una devoción hacía el océano que lo llevó a buscarse la vida pescando desde los 14 años.

"Ya teníamos ocho años de no saber de él, creíamos que ya estaba muerto; este es un milagro, la gloria es para Dios", dijo su madre María Julia Alvarenga Samayoa, de 59 años, a The Associated Press. La mujer rompió en llanto cuando contó los detalles de la llamada telefónica que tuvo con su hijo desde las Islas Marshall.

Fátima, la hija de 14 años de José Salvador Alvarenga, dijo que no conoce a su padre y que él abandonó El Salvador cuando ella tenía poco más de un año de edad.

"Siento una gran felicidad de saber que está vivo. Yo creía que él ya estaba muerto desde hace años, pero está vivo y lo voy a conocer", dijo la menor. "Yo lo quiero mucho, cuando lo pueda ver lo voy a querer más, lo voy abrazar mucho".

Gee Bing, secretario interino de Relaciones Exteriores de las Islas Marshall, dijo que el martes ayudó a trasladar a Alvarenga del hospital a un hotel en Majuro, la capital del archipiélago.

"Solicitó que le diéramos algo de tiempo para descansar. No creo que lograra dormir lo suficiente en el hospital, y quería descansar y también que le cortaran el cabello", señaló Bing. "Cuando lo dejamos en el hotel había alguien allí para llevarlo al peluquero".

Bing dijo que, en el hospital, Alvarenga recibió a un flujo constante de periodistas y curiosos que deseaban hablar con él. Le llevaron regalos, como frazadas, almohadas, ropa y fruta. El hotel incrementó la seguridad para tratar de darle algo de privacidad, agregó.

Los exámenes médicos muestran que el náufrago se está recuperando, señaló. Está tomando vitaminas y el analgésico Tylenol para paliar el dolor en las articulaciones, pero fuera de eso se recupera bien. Las autoridades buscan repatriarlo a El Salvador.

Bing dijo esperar que se requieran de una a dos semanas para que las autoridades finalicen los trámites de su repatriación, y que probablemente el gobierno de las Islas Marshall pague el costo de su estadía.