Quantcast
El Tiempo Latino
9:00 a.m. | 49° 12/19/2018

Graham y los DREAMers


2/6/2014, 9:29 p.m.
Graham y los DREAMers
Donald Graham, ex propietario de The Washington Post y El Tiempo Latino, con la dreamer Marcy Suárez (der.) y su madre Jonaly Canal, el martes 4. | Milagros Meléndez-Vela

El portal del Dream Act lo expresa bien claro: más de tres millones de estudiantes se gradúan de secundaria cada año en Estados Unidos. La mayoría tendrá la oportunidad de poner a prueba sus sueños y vivir su propia historia. Sin embargo, esto no aplica para un grupo de unos 65.000 estudiantes sobre quienes pesa una espada de Damócles y un título heredado: inmigrantes “ilegales”. Estos jóvenes han vivido en Estados Unidos la mayor parte de sus vidas y sólo desean que se les reconozca lo que son: estadounidenses.

La propuesta de ley DREAM (acrónimo de “Development, Relief, and Education for Alien Minors”) es una iniciativa bipartidista presentada en el Senado el 1 de agosto de 2001 por el senador republicano de Utah, Orin Hatch, y el demócrata de Illinois, Richard Durbin, que proporcionaría residencia permanente a inmigrantes que se graduaron de secundaria en Estados Unidos, a donde llegaron de niños, y vivieron en el país continuamente por al menos cinco años antes de la presentación de una propuesta de ley que lleva más de 12 años en limbo —también conocido como Congreso.

Y ahora nuevas voces traen esperanza a muchos mientras el Congreso sólo ofrece estancamiento político. El CEO de Graham Holdings Company, Donald E. Graham, el activista demócrata y filántropo Henry R. Muñoz III, y el ex secretario de Comercio durante la administración Bush, Carlos Gutiérrez, anunciaron el martes, 4 de febrero, la formación de un movimiento nacional: TheDream.US.

Las becas universitarias de TheDream.US ayudarán a graduarse a más de 2.000 DREAMers de bajos recursos.

Graham —quien fue propietario de The Washington Post y de El Tiempo Latino— dice que los DREAMers buscan la oportunidad de contribuir a la sociedad. Pero enfrentan barreras para acceder a una educación universitaria. Estamos haciendo un pago inicial para el futuro de nuestro país, al ayudar a estos jóvenes a realizar su Sueño Americano, añade Graham.

Según Muñoz, al igual que los que han venido antes que ellos, nuestros DREAMers albergan enormes promesas si se les da la oportunidad de participar en nuestra comunidad.

Por su parte, Gutiérrez dijo que si el DREAM Act no se aprueba miles de jóvenes verán frustrados sus sueños académicos.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, recientemente se unió a otras voces de Silicon Valley al llamarle a la causa de la reforma migratoria “uno de los temas de derechos civiles más importantes de nuestro tiempo”. En noviembre de 2013, tuvo lugar en Silicon Valley un “DREAMer Hackathon” de 25 horas organizado por Fwd.us —el grupo pro-reforma co-fundado por Zuckerberg. En el evento, el premio a la mejor herramienta se lo llevó la aplicación “Push for Reform”. Dado que Graham se sienta en el consejo de administración de Facebook, parece que estamos ante el “tipping point” del movimiento por la reforma migratoria. Al menos, por fin escuchamos voces que pueden significar un punto de inflexión.

Avendaño es editor de El Tiempo Latino alberto@eltiempolatino.com

Also of interest