0

Se amplía la oferta educativa

Los padres latinos tienen hoy más opciones para darles a sus hijos el mejor ambiente educacional
EQUIPO. De izq. a der. Lauren Rice, Hana Viswanathan, Alex Hitch y María-Fernanda Borja del Latino Student Fund.

EQUIPO. De izq. a der. Lauren Rice, Hana Viswanathan, Alex Hitch y María-Fernanda Borja del Latino Student Fund.

DATOS

La educación privada sí está al alcance de la familia latina:

• Latinos en escuelas privadas. Según el Independent Education Washington DC, con los datos de sus escuelas afiliadas, el porcentaje de estudiantes latinos en las escuelas privadas del área es de 4.2%.

• Latino Student Fund (LSF). Ofrece becas a estudiantes matriculados en escuelas independientes o parroquiales. El programa incluye tutoría, talleres sobre la educación universitaria y apoyo para los estudiantes y sus familias. Los estudiantes deben recibir ayuda financiera de sus escuelas y/o de la Arquidiócesis para ser elegibles para el Programa de Becas de LSF.

• Otras alternativas para becas. DC Opportunity Scholarship Program para estudiantes residentes en DC (http://www.dcscho...). Young Scholars Program de Jack Kent Cooke Foundation para estudiantes de 7th grado con excelencia académica. (http://www.jkcf.o..., Capital Partner for Education (www.cpfe.org) entre otras.

Para la gran mayoría de los padres latinos, la educación de sus hijos ha sido siempre una prioridad en la constante búsqueda de hacer realidad el llamado sueño americano.

Las metas comunes de muchos padres radican en que sus hijos tengan acceso a los diferentes sistemas educativos que ofrece este país, que logren una formación integral de acuerdo a sus fortalezas académicas y, quizás, que cuenten con mejores oportunidades de estudios de las que ellos tuvieron.

El área metropolitana de Washington es privilegiada en cuanto a la localización de escuelas, tanto públicas como privadas, y también cuenta con organizaciones que ayudan, tanto logística como financieramente, para facilitar el acceso a esa educación.

El sector público del área goza de enorme prestigio. En la región se localizan varias escuelas públicas que constantemente se ubican entre las mejores del país, especialmente en los condados de Fairfax, en Virginia, y Montgomery, en Maryland.

Pero también hay la posibilidad de ingresar al sistema educativo de las escuelas independientes.

Es cierto que los elevados costos de la educación privada la hacen poco accesible para muchos hispanos, pero existen organizaciones que pueden facilitar el acceso y programas de ayuda financiera para estudiantes con un sólido potencial académico.

Una de estas instituciones es el Latino Student Fund (LSF) que promueve oportunidades para la educación pública o privada de los niños y jóvenes de esa comunidad, mediante el apoyo a los estudiantes y a sus familias, el otorgamiento de becas, ayuda logística, reducción de costos de aplicación, servicios de apoyo académico y recursos informativos.

En el caso de las escuelas privadas, hay múltiples opciones y ayuda financiera disponible, siempre que los padres y sus hijos se decidan a cumplir con un riguroso proceso de admisión, que si bien es complicado, es muy enriquecedor y puede llevar a las familias al cumplimiento de sus objetivos. Todo lo que se necesita es tener la disposición.

“Las oportunidades que las escuelas privadas ofrecen para losjóvenes latinos son excelentes y competitivas, lamentablemente muy pocos de ellos las conocen y no las pueden aprovechar”, dijo a El Tiempo Latino María-Fernanda Borja, directora ejecutiva del Latino Student Fund.

El proceso de admisión en una escuela privada es largo y requiere de mucha dedicación. Es también enriquecedor, porque se descubren alternativas disponibles y que muchos desconocen.

Hay elementos clave del proceso que pueden dar una idea de las principales actividades a realizar.

Después de identificar las instituciones en las que se desea aplicar, por lo general los padres realizan una primera entrevista en la escuela, que puede incluir una visita guiada por las instalaciones. También hay que asistir a presentaciones curriculares, “open house”. Además, hay que llenar planillas de admisión y ayuda financiera.

Cuando el niño proviene de otra escuela, hay que solicitar a los administradores y profesores los récords estudiantiles de los alumnos y las recomendaciones.

Las escuelas despliegan folletos, demostraciones y videos, que les permiten mostrar lo mejor de su institución.

Entre los factores a considerar para la elección de las escuelas están los programas académicos, las materias de enfoque, la cantidad de alumnos por clase, los programas deportivos, culturales y artísticos y las visitas de campo.

Los aspirantes deben presentar exámenes especiales (WISC) de inteligencia, cuyo costo puede llegar hasta los $400, aunque se puede solicitar una reducción.

Una vez que se llenan las aplicaciones, los niños y sus padres se someten a entrevistas y los niños visitan los salones como oyentes.

Es un proceso que implica tiempo y dinero pero que en la mayoría de los casos vale la pena realizar. “Todo depende del estudiante, las circunstancias en las que está en la actualidad y las opciones que le ofrecen las escuelas”, comenta Borja.

Hay casos de niños talentosos que aprueban el proceso de admisión pero al final las familias no pueden financiar toda la educación. Las alternativas son pocas pero igual hay que buscarlas.

“Desafortunadamente no hay muchas alternativas”, lamentó Borja y destacó que el Latino Student Fund dispone adicionalmente de numerosos servicios para familias y estudiantes latinos.

Entre esos programas están el de ayuda financiera, tutorías, cursos de inglés como segundo idioma, cursos de preparación para la universidad LISTO y cursos de preparación para el Examen de Evaluación Académica (SAT).

Más información sobre el Latino Student Fund y sus programas en www.latinostudentfund.org, en el teléfono 202-244-3438 o en su sede del 3480 Woodley Rd., NW. Washington, DC 20016.