Quantcast
El Tiempo Latino
4:36 a.m. | 56° 4/27/2018

Super Bowl: Broncos y Denver van a la batalla final


La mejor ofensiva contra la mejor defensiva de la NFL

EFE | 1/31/2014, 2:36 p.m.
Super Bowl: Broncos y Denver van a la batalla final
El entrenador de los Seattle Seahawks, Pete Carroll (izq), y el de los Denver Broncos, John Fox , posan para los fotógrafos tras el trofeo Vince Lombardi antes del inicio de la rueda de prensa de los entrenadores de la Super Bowl XLVIII en Nueva York el viernes 31 de enero de 2014. El Super Bowl se disputará el próximo domingo 2 de febrero. | EFE

El entrenador en jefe de los Seahawks, Pete Carroll, ha conseguido no sólo formar un gran equipo sino darles una mentalidad ganadora que será clave en el partido, como sucedió en la final de la Conferencia Nacional (NFC) al venir de atrás y ganar 23-17 a los 49ers de San Francisco.

La clave del triunfo estuvo una vez más no sólo en la gran defensa que realizaron sino también en la variedad de opciones ofensivas que utilizaron y que piensan repetir contra los Broncos.

El corredor Marshawn Lynch se ha convertido en el 'villano' de este Super Bowl al no querer hablar con los medios, pero en el campo será una vez más el pilar del ataque terrestre de los Seahawks.

El trabajo de Lynch resultará más productivo en la medida que respondan los cinco linieros ofensivos de los Broncos, uno de los puntos débiles durante la temporada regular, pero que en la fase final, con la participación de Terrance Knighton, extraordinario ante los Patriotas de Nueva Inglaterra en la final de la Conferencia Americana (AFC), mejoró muchísimo.

Los Seahawks son conscientes que Knighton no puede hacer el partido brillante que realizó contra los Patriotas porque les podría costar la derrota, dado que la segunda línea defensiva de los Broncos, a pesar de tener a Champ Bailey, no es su gran fuerte si el mariscal de campo Russell Wilson hace su trabajo.

Wilson no tiene la espectacularidad de Manning, pero en su segundo año como profesional ha demostrado que puede llegar muy lejos y será todo un peligro cuando suelte el balón a los receptores Doug Baldwin, Jermaine Kearse, Golden Tate y Percy Harvin, recuperado de una lesión, que no tienen la calidad de los de Denver, pero son muy eficaces y siempre aparecen cuando se necesitan.