Quantcast
El Tiempo Latino
1:54 a.m. | 49° 11/17/2018

Europa, último escalón para el Brasil-Argentina


Gigantes sudamericanos sueñan con la final

AP | 7/7/2014, 9:37 a.m.
Europa, último escalón para el Brasil-Argentina
Lionel Messi de Argentina celebra luego de marcar su gol en el partido ante Bosnia y Herzegovina en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil, el 15 de Junio de 2014. | EFE

SAO PAULO (AP) — "Brasil, decíme qué se siente tener en casa a tu papá".

Ese es el estribillo del himno no oficial de Argentina en este Mundial, el que sus aficionados han entonado con pura picardía antes, durante y después de las cinco victorias de su selección —todas por el margen mínimo— y que les tienen en las semifinales del torneo que alberga su más acérrimo adversario futbolístico.

Y la pegajosa canción termina así: "A Messi lo vas a ver, la Copa nos va a traer, Maradona es más grande que Pelé".

Todo alude al triunfo de Argentina ante Brasil en los octavos de final del Mundial de Italia 1990, que se concretó 1-0 con la única ocasión de gol que tuvo la 'Albiceleste' en ese duelo en Turín, obra de Claudio Caniggia tras un magistral pase de Diego Maradona.

A los argentinos les gusta "picar" a los brasileños con ese resultado, sin importar que la 'Canarinha' conquistó dos títulos en el cuarto siglo posterior y la Albiceleste apenas ahora volvió a disputar las semifinales de un Mundial.

Veinte y cuatro después a ese verano italiano, Argentina vuelve a asomarse entre los cuatro mejores del Mundial y se palpita más que nunca una inédita final de Copa del Mundo entre los gigantes del fútbol sudamericano, ni más ni menos que en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. Morbo absoluto.

Pero aún tienen que sortear un par de durísimos obstáculos frente a selecciones a las que en el pasado doblegaron en finales. Entre Alemania y Holanda, cualquiera podría convertirse en la primera selección europea que se consagra campeona del mundo en territorio americano.

La primera semifinal se jugará el martes en Belo Horizonte, donde Alemania se medirá con un Brasil muy aturdido por la baja de su astro Neymar, descartado por el resto del torneo tras fracturarse una vértebra en la victoria 2-1 ante Colombia en la ronda de cuartos de final. Será la reedición de la final de 2002 en la ciudad japonesa de Yokohama, en la que Brasil se impuso 2-0 con un doblete de Ronaldo. No hay otro antecedente entre ambas selecciones en el torneo, salvo un triunfo brasileño sobre la desaparecida Alemania Oriental en el Mundial de 1974, organizado por la Alemania Occidental.

En la otra semifinal, Lionel Messi liderará a Argentina contra Holanda al día siguiente en Sao Paulo. Será el cuarto enfrentamiento entre ambos en los mundiales, y la Oranje domina en el historial directo con dos victorias, una derrota y un empate. Pero el único triunfo argentino es el más trascendental, el 3-1 en la final del Mundial que montaron en 1978, y que fue el último que se disputó en canchas sudamericanas.

"Podemos convertirnos en el primer equipo europeo que gana un Mundial en Sudamérica", se entusiasmó el delantero Lukas Podolski, cuya Alemania está en semifinales por cuarta vez seguida. "No será fácil, pero ya estamos en esta etapa y nos sentimos fuertes. El Mundial no es un torneo donde gana el que mejor está jugando. Por ahí no siempre jugamos bien, pero nos arreglamos para ganar. No tenemos jugadores de la talla de un Messi o un Neymar, capaces de anotar un gol con algo especial, pero el nuestro es un equipo curtido. Y estamos todos unidos".