Quantcast
El Tiempo Latino
9:04 p.m. | 46° 11/24/2017

Brasil olvida los problemas y abre el Mundial


El sexto título del mundo es la meta común

AP | 6/11/2014, 4:12 p.m.
Brasil olvida los problemas y abre el Mundial
Aficionados brasileños posan frente al estadio Arena Corinthians en Sao Paulo, Brasil, hoy, miércoles 11 de junio de 2014. El Mundial de fútbol de Brasil 2014 se celebra del 12 de junio al 13 de julio. | EFE

El que Brasil esté insertado en ese grupo era algo casi impensable hace 18 meses. Exento de disputar las eliminatorias sudamericanas, el equipo se fue diluyendo bajo la conducción de Mano Menezes hasta que en noviembre de 2012 se tomó la determinación de despedirlo y traer a Scolari al rescate. En los mundiales posteriores a la consagración de 2002, Brasil capituló en los cuartos de final.

Para levantar el trofeo de oro sólido de 18 quilates, Scolari dependerá del vértigo de Neymar en el ataque, la sagacidad del mediocampista Oscar y el temple de Thiago Silva en la retaguardia.

Al iniciar su andadura mundialista en el Grupo A, Brasil saldrá con el mismo once titular de la final de la Confederaciones. Le antecede una racha positiva, con 15 victorias en sus últimas 16 partidos.

El primer examen será Croacia, que no ha vuelto a tener impacto en los mundiales desde su sorprendente avance a las semifinales en 1998. Su baluarte es Luka Modric, el centrocampista que acaba de ganar la Liga de Campeones con Real Madrid.

Los croatas arrancan con varias bajas sensibles. Su delantero Mario Mandzukic purgará una fecha de suspensión por haber sido expulsión en el cierre de las eliminatorias. Tampoco estará el defensor Josip Simunic, sancionado 10 partidos por ponerse a entonar cánticos nazis con aficionados. Y el veterano volante Niko Kranjcar debió ser descartado por una lesión muscular.

Su técnico es Niko Kovac, quien asumió las riendas justo para doblegar a Islandia en el repechaje tras el despido de Igor Stimac.

Kovac se animó con el irregular desempeño de Brasil en la victoria 1-0 ante Serbia en su último fogueo.

"Brasil lució algo despistado ante los serbios y ya se palpa la presión de que no puede fracasar en casa", dijo Kovac. "Pareciera que no su obligación no sólo se limita a ganar todos sus partidos, pero también con un fútbol vistoso y es ahí donde podemos tener una oportunidad. Mientras más resistamos, ellos se pondrán más ansiosos".

México y Camerún, los otros dos integrantes de la llave, se medirán el viernes en Natal.