Quantcast
El Tiempo Latino
12:14 a.m. | 49° 12/17/2018

Colombia avanza, la Celeste revive en el Mundial


La historia de las rodillas de Radamel Falcao y Luis Suárez

AP | 6/19/2014, 10:09 p.m.
Colombia avanza, la Celeste revive en el Mundial
El centrocampista colombiano Juan Quintero (c) celebra con sus compañero, el gol marcado ante Costa de Marfil, el segundo del equipo, durante el partido Colombia-Costa de Marfil, del Grupo C del Mundial de Fútbol de Brasil 2014, en el Estadio Nacional de Brasilia, Brasil, hoy 19 de junio de 2014. | EFE

RIO DE JANEIRO— Esta es la historia de dos rodillas. Una no se recuperó a tiempo de una grave lesión, pero su equipo no la ha extrañado en la Copa del Mundo. La otra necesitó hasta el último segundo posible de rehabilitación, y su selección estaría con un pie fuera del torneo de no ser por sus goles.

La primera pertenece a Radamel Falcao, el artillero que no pudo acompañar a la selección de Colombia que se clasificó paseando a los octavos de final con su victoria del jueves 2-1 ante Costa de Marfil. ¿La segunda? Nada menos que Luis Suárez, héroe para algunos y villano para otros, y autor de un memorable doblete en el triunfo de Uruguay por el mismo marcador ante Inglaterra que mantuvo a flote a la Celeste.

Japón y Grecia cerraron la fecha con un aburrido empate sin goles que dio el empujón final a Colombia.

Con paso perfecto en dos fechas del Grupo C, los colombianos no echan de menos los goles de Falcao, su máximo artillero y figura indiscutida en años recientes. Se trata de apenas la segunda vez en su historia que Colombia accede a la segunda ronda de un Mundial, 24 años después de aquella selección de Carlos "Pibe" Valderrama, Leonel Alvarez y Freddy Rincón.

Colombia no tendrá a Falcao, pero cuenta con un genio como James Rodríguez y escuderos de lujo como Teófilo Gutiérrez y Juan Guillermo Cuadrado.

"No es fácil reemplazar a quien fue para nosotros determinante en toda la rueda previa para llegar al Mundial", analizó el técnico José Pekerman al hablar sobre la ausencia de Falcao, excluido de la lista final a pocas horas de viajar a Brasil. "Es el esfuerzo de muchos jugadores que tienen muchas condiciones, pero la responsabilidad, el compromiso y la presión que significa reemplazar a Falcao siempre fue una cuestión de incertidumbre".

Las dudas han sido despejadas poco a poco, en buena medida por el talento de un James que pinta para ser una de las figuras del Mundial. El volante del Mónaco metió el jueves su segundo gol en Brasil, esta vez con un magistral cabezazo, y su conducción del ataque podría hacer que algún día los colombianos, obsesionados por encontrar al nuevo Pibe, suspiren por el próximo James.

"Está en los niveles más altos un futbolista de esas características", resumió Pekerman sobre su 10. "Realmente es un jugador que va a ser de los mejores en este campeonato".

La Celeste también tiene un superdotado que siempre pintó para ser protagonista en Brasil.

Suárez, goleador de la liga Premier con el Liverpool, mantuvo en vilo a Uruguay luego de ser operado de los meniscos de la rodilla izquierda el 22 de mayo. Desde ese mismo día, los médicos no descartaron su participación en la Copa, aunque mantuvieron un optimismo cauteloso ante unos apretados plazos de recuperación.

El artillero no jugó en el debut de Uruguay, una inesperada derrota 3-1 ante Costa Rica que dejó a su selección en aprietos en un Grupo D que completa Italia. Para calmar a un país a punto de una crisis nerviosa, Suárez después se declaró al 100 por ciento y listo para enfrentar a los ingleses el jueves en Sao Paulo.

Dicho y hecho. El delantero alineó de partida y, como si se tratara de un cuento de hadas, anotó los dos goles uruguayos, el segundo a los 85 minutos.

"El destino, la suerte, la casualidad, su capacidad, quien sabe cuántas causas", enumeró el timonel uruguayo Oscar Tabárez cuando le pidieron que explicara la actuación de Suárez en un partido que dejó a su plantel en control de su suerte.

Suárez lloró de emoción y no fue para menos. Duramente criticado en Inglaterra por varios incidentes de indisciplina, además de su mano ante Ghana en los cuartos de final de la Copa de 2010, el "Pistolero" se cobró venganza y ayudó a Uruguay a firmar su primera victoria ante una selección europea en un mundial desde 1970.

Suárez salió acalambrado en los minutos finales, aunque nadie puso en duda su condición.

"Estoy disfrutando este momento, por todo lo que sufrí, las críticas que recibí", sollozó Suárez, para luego dejarle un mensaje a sus detractores: "Bueno, ahí la tienen".